Parece que nadie quiere a Uber, ni sus competidores, como era de esperar, ni el sector de las telecomunicaciones, que ha puesto en marcha una campaña para dejar sin servicio a la compañía a base de invertir dinero en otras empresas de transporte asiáticas y estadounidenses que están ganando fuerza a costa de la caída de Uber.

En la India solo el 6% de los hogares cuenta con un automóvil, por lo que la población que necesita desplazarse lo hace por medio de servicios de transporte, entre los que destacan Uber y OlaCab. Pero como si no hubiese mercado suficiente para que estas empresas funcionen, la compañía estadounidense ha presentado una denuncia en la que acusa a los empleados de OlaCab de crear hasta 93.000 cuentas falsas a través de las cuales se realizaron unas 400.000 reservas ficticias que han costado a Uber cerca de 8.000 dólares.

Estas reservas falsas y supuestamente coordinadas desde OlaCab irían destinadas a colapsar los servicios de Uber, de manera que no tuviese conductores disponibles, y a ejercer una mayor presión para conseguir que la compañía deje de operar en el país. Sin embargo, desde la compañía india niegan ser responsables de esta situación y califican de “falsas y frívolas” las acusaciones realizadas por su rival.

Softbank: la teleco que mueve los hilos de OlaCab

Uber ya se vio envuelto en una polémica similar donde las falsas reservas y la contratación de conductores de la competencia protagonizaron la guerra de esta compañía con Lyft. Ambas se acusaron mutuamente de usar tácticas poco éticas para ganar la batalla de los servicios de transporte en EE.UU.

Aunque esto pueda parecer una lucha por conquistar el territorio, lo cierto es que detrás hay algo más, una gran empresa de telecomunicaciones, Softbank, que parece empeñada en complicarle las cosas a Uber sin importar el lugar en el que opere.

En octubre de 2014, Softbank realizó una inversión de 210 millones de dólares en la india OlaCab, después pasó a invertir 250 millones de dólares en GrabTaxi en el sudeste asiático y a participar en una ronda de financiación de 600 millones de dólares para la china Kudai Dachi. En abril de 2014 había sido Alibaba, compañía en la que Softbank ha invertido grandes cantidades de dinero, la que había formado parte de la ronda de financiación de 250 millones de dólares lanzada por Lyft.  

Así se conforma, de momento, este mapa de las empresas de servicio de transporte que cuentan con el apoyo de Softbank y que se postulan como los grandes rivales de Uber en Asia, la India y EE.UU.

Y es que parece ser que Softbank tiene grandes intereses en hacerse con el control de estas apps, por lo que no hay que descartar la posibilidad de que realice nuevas inversiones que sin lugar a dudas traerían aún más de cabeza a Uber.