Los visitantes extranjeros no perciben España como un destino de shopping . Barcelona y Madrid, las ciudades preferidas por los turistas chinos para gastar.

La Milla de Oro madrileña o el Paseo de Gracia de Barcelona siguen creciendo como centros neurálgicos del consumo en España. Sin embargo, la principal motivación para viajar a nuestro país no son los grandes escaparates urbanos sino su oferta tradicional y cultural. Esto es lo que refleja el último estudio de Global Blue; sólo el 5% de las ventas mundiales a turistas extracomunitarios recaen en España.

Este dato deja al país muy lejos de gigantes del consumo como Francia, Italia y Reino Unido, cuya cuota oscila entre el 15% y el 20% del total. La diferencia está en la mente de los turistas, que prefieren comprar algo típico de España en lugar de disfrutar de una experiencia completa de shopping.

Esta tendencia se rompe en países vecinos como Italia, que sólo acumula un 31% de las ventas en marcas nacionales, o Francia, cuyo volumen es del 41%. El turista extracomunitario relaciona estos destinos con el acto de ir de compras y las marcas a nivel global.

Sin embargo, parece que en los últimos años se puede observar una evolución positiva, ya que España experimentó un 40% de crecimiento en turismo de compras durante 2015. Son múltiples los esfuerzos llevados a cabo por los organismos públicos y el sector turístico para ofrecer una imagen más abierta y cosmopolita del país, donde se atraiga tanto ocio como tradición.

China, mecenas de Madrid y Barcelona

Sin duda, la capital oficial y la extraoficial encabezan el ranking de destinos turísticos preferidos por los extranjeros. Barcelona ya se encuentra en el Top10 de las ciudades más recurridas para ir de compras, con un crecimiento de los ingresos en este tipo de actividades del 40%. Madrid está a las puertas de entrar en la clasificación, tras experimentar un aumento del 50% en el mismo concepto.

En ambos casos se repite el mismo patrón; el valor añadido es la afluencia de turistas chinos. Los visitantes de esta nacionalidad son los que más valor aportan al sector español del retail. Sólo en 2015, se registró un gasto medio de 906 euros por compra, siendo los más rentables tras los hongkoneses. En el Paseo de Gracia esta cantidad asciende a los 1.550 euros, acumulando el 40% de las ventas Tax Free a este tipo de turistas a nivel nacional.

Las joyerías y relojerías se llevaron la mejor parte, ya que un 54% de su clientela procede del gigante asiático. Una tendencia que viene reforzada por la situación económica, ya que en el último año el yuan ha sufrido una fuerte apreciación frente al euro.

Todo lo contrario que el turismo ruso, el cual perdió en el último año hasta un 17% de su poder adquisitivo debido a la fuerte dependencia del sector petrolero. El resultado es que el ticket de compra medio de esta clase de turistas es prácticamente la mitad que el de los chinos, en torno a los 450 euros, distanciándose de su imagen tradicional de consumidores de lujo.