El partido morado se mantiene al margen del Pacto Antiyihadista tras los atentados de Bruselas, saldados con 34 muertos y 230 heridos -cuatro de ellos españoles-. Ciudadanos lo critica con dureza y pide al Gobierno que deje de invitar a enviados de Iglesias a las reuniones si “no se compromete” con el acuerdo. Los diputados navarros de Podemos evitan firmar la condena del Parlamento regional a la masacre.

“Unidad de acción”. Todos los actores políticos de España coincidieron ayer en la misma receta para combatir el terrorismo, después de que la civilización occidental encajara un nuevo golpe de la barbarie, esta vez en el corazón de Europa. Sin embargo, la tercera formación más importante de España, que prescribió esa misma “unidad”, se desmarcó una vez más del consenso en política antiterrorista.

Podemos no cambió su postura respecto al año pasado y se mantuvo como “observador” del Pacto Antiyihadista donde aúnan sus fuerzas Gobierno, PP, PSOE, Ciudadanos, Coalición Canaria, UPN, PAR, Foro Asturias, UPyD y Unió Democrática de Catalunya. El partido de Albert Rivera criticó con dureza la situación, aunque se dirigió más al Ejecutivo –por seguir invitando a los de Pablo Iglesias a los encuentros– que a Podemos.

C’s ve inapropiado que una formación que “no se compromete” con la política de España contra el terror “reciba la misma información que el resto”. José Manuel Villegas, diputado naranja que acudió a la cita en el Ministerio del Interior, fue muy explícito: “Es una anomalía que deberíamos afrontar”. A su juicio, ayer no era “el día” de abrir ese debate, pero tendrá que hacerse en algún momento.

Antes de Villegas, se había manifestado en la misma línea el secretario de Comunicación de Ciudadanos, Fernando de Páramo: “A una reunión contra el terrorismo no se va a “observar”; se va a combatirlo sin complejos todos unidos, pero al Gobierno ya le parece bien…” La parlamentaria Marta Rivera le siguió: “Ante las amenazas, ante el terror, tenemos que actuar. No entiendo que se pueda ser “observador” del ataque contra nuestro modo de vida”. Y lo mismo hizo Miguel Gutiérrez, secretario general del grupo naranja en el Congreso: “El problema no es ser observador impasible. Es el Gobierno que invita en igual plano a los que firman y defienden un pacto que a los que solo miran”.

Desde el Ministerio del Interior se consideró pertinente seguir contando con Podemos, pese a su separación de cualquier acuerdo que la mesa pueda firmar. Durante la reunión de ayer, se informó de que se mantendrá el nivel 4 de alerta antiterrorista -en una escala de 5-, implementando “medidas reforzadas” de seguridad en los aeropuertos. El titular del ramo, Jorge Fernández Díaz, confirmó también que entre los 230 heridos hay cuatro españoles -todos leves-, no así entre los 34 fallecidos. El ministro dijo que la “unidad es indispensable” para derrotar al terror, como poco antes había hecho Mariano Rajoy. Similares mensajes mandaron los socialistas Pedro Sánchez y Meritxell Batet.

Iglesias, por su parte, mostró su disponibilidad “para el Gobierno, para lo que sea necesario, en este momento toca la unidad de todas las fuerzas políticas y el apoyo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y a todos los equipos de emergencia que están trabajando en Bélgica”. Respecto al Pacto Antiyihadista, sus representantes seguirán “acudiendo a las reuniones” y “haciendo las propuestas” que estimen, con actitud propositiva, pero sin firmar ese acuerdo. En 2015, Podemos se mostró disconforme con una línea que en su opinión se ha mostrado improductiva y de la que quiere desligarse: “Los últimos años han revelado que ni el endurecimiento del Código Penal ni los bombardeos sirven para reducir la amenaza terrorista”. [Texto íntegro del acuerdo]

Mucha controversia causó ayer también la actitud de los diputados de Iglesias en Navarra. El grupo de Podemos decidió, junto a Bildu e IU, no rubricar la condena del Parlamento autonómico a los atentados. Prefirieron hacerlo por su cuenta ya que en el texto de UPN, PSN, Geroa Bai y PP había una referencia a las banderas de España y Europa que no compartían. Concretamente, era el punto 3, que decía: “El Parlamento de Navarra acuerda, como señal de duelo y luto, izar a media asta las banderas de Europa, España y Navarra en la fachada principal y en los lugares oficiales de la Cámara”.