España y siete países latinoamericanos, entre ellos México, Argentina y Brasil, buscan atraer al turismo ruso en la Feria Internacional de Turismo de Moscú (MITT 2016) inaugurada este viernes en la capital rusa.

Panamá, Honduras, Cuba y la República Dominicana, los dos últimos entre los destinos caribeños más populares para los rusos, acuden a una de las cinco ferias del sector más importantes del mundo.

Pese a la presencia de empresas turísticas de más de un centenar de países, en esta edición el turismo interior será la estrella indiscutible en la MITT, sobre todo por la mala situación económica que atraviesa el país y que ha provocado que muchos rusos renuncien viajar al extranjero.

De cara a la temporada turística de 2016, la demanda de viajes a los destinos del interior del país ha crecido en hasta un 120 por ciento, según los últimos datos de la Asociación de Turoperadores de Rusia. Medio centenar de regiones rusas han montado sus propios estands en uno de los siete pabellones del Expocentro de Moscú que acogerán la feria, desplegada sobre una superficie de unos 50.000 metros cuadrados.

Mientras, los destinos extranjeros más populares entre los rusos han llegado a la MITT con la esperanza de recuperar terreno tras dos años consecutivos de fuertes caídas motivadas por la recesión que sufre Rusia y la devaluación del rublo, que ha perdido más de la mitad de su valor en el último año y medio. De hecho, el turismo ruso a España se recupera a pasos agigantados tras caer un 32% en 2015, según datos aportados este mes por la patronal turística y dos de los principales operadores que trabajan en el mercado español. Barcelona y las playas catalanas de Costa Brava y Costa Dorada, históricamente las más demandadas en este país, se llevan el grueso de las reservas para la próxima temporada estival.

La suspensión de todos los vuelos desde Rusia a Egipto después del atentado contra un avión de pasajeros ruso y la prohibición a los turoperadores de vender paquetes turísticos al país árabe ha reactivado el interés de los turistas rusos por España y por otros destinos playeros en Israel, Italia, Bulgaria, Montenegro y Grecia. Igualmente lo ha hecho el conflicto de Rusia con Turquía, después de que Ankara derribara un caza ruso que habría violado el espacio aéreo turco.

Moscú aprobó una batería de sanciones económicas contra Turquía, incluida la prohibición de vender paquetes turísticos y la supresión de los vuelos chárter. Hasta hace muy poco, millones de turistas rusos viajaban todos los años a Egipto y Turquía, los dos destinos más populares en este país. Pese a todo, tanto Egipto como Turquía participan en esta edición de la MITT.