Otro giro inesperado en el enloquecido proceso para tomar el control de la dueña de Sheraton y St. Regis. Starwood rompió el viernes su acuerdo con Marriott para aceptar la oferta de adquisición de la china Anbang, y tres días después rompe con Anbang y acepta una propuesta mejor de Marriott.

La adquisición de Starwood se está convirtiendo en un culebrón. Desde el pasado noviembre y hasta la semana pasada, se daba por hecha la fusión con Marriott para crear el mayor grupo hotelero del mundo. Pero la semana pasada todo saltó por los aires.

El viernes pasado Starwood (que gestiona marcas tan reconocidas como Sheraton, Westin, St. Regis, Le Meridien o W) anunciaba la ruptura del acuerdo con Marriott y su decisión de aceptar una oferta mejorada de un consorcio de inversores chinos liderado por la aseguradora Anbang.

Sólo tres días después, el escenario vuelve a cambiar por completo. Starwood ha desvelado hoy que ha sellado de nuevo un acuerdo para su fusión con Marriott, tras haber presentado una propuesta que vuelve a mejorar con mucho el precio de adquisición.

La primera oferta de Marriott, la de noviembre, valoraba Starwood en 12.200 millones de dólares. La propuesta lanzada por Anbang, JC Flowers y Primavera Capital elevaba el precio hasta los 13.200 millones de dólares, y además el pago era íntegramente en efectivo. Ahora la nueva oferta de Marriott vuelve a mejorar la valoración de la compañía y la dispara hasta los 13.600 millones de dólares, equivalente a 79,53 dólares por acción.

Marriott no sólo eleva sustancialmente el importe de su primera oferta, también mejora las condiciones al incrementar la parte que se abona en efectivo (hasta 21 dólares por título) y mejora la ratio de conversión del pago en acciones (hasta 0,80 acciones de Marriott por cada una de Starwood). La primera oferta de Marriott contemplaba sólo el pago de 2 dólares en efectivo y de 0,92 acciones propias por cada una de la compañía adquirida.

La fusión de Starwood y Marriott –si finalmente se ejecuta y no hay nuevas contraofertas- alumbrará la creación de la mayor compañía hotelera del mundo, con la suma de más de 5.500 hoteles combinando ambos negocios y una oferta global de 1,1 millones de habitaciones, repartidas en más de 100 países.