Pues sí, amigos. Los casos de corrupción que afectan al Partido Popular han adelantado la Semana de Pasión a los inquilinos de Génova 13 del Percebe.

Sin que todavía haya asomado el primer nazareno, los máximos jerifaltes populares han oído en estos días redobles de tambor y toques de corneta gracias a portadas como las siguientes:


Por desgracia, la crisis de los refugiados sigue copando titulares de la prensa nacional e internacional. Ellos sí que están padeciendo una Semana de Pasión, bastante permanente para vergüenza de una Europa que se muestra incapaz de resolver este drama humano.


Volviendo a tierras patrias, la enésima crisis en Podemos –para la prensa, al menos– ha llegado a la primera de los principales diarios españoles, tras la destitución, con nocturnidad y no sabemos si con alevosía, de Sergio Pascual, el hasta ahora indiscutido secretario de Organización de la formación que lidera –más que nunca– Pablo Iglesias.


Y para despedir la semana, dos de las portadas que más han dado que hablar. La primera, de España (cañí), sobre la manifestación que tuvo lugar en Valencia para reclamar y defender la importancia de la tauromaquia. La segunda, de Francia, sobre los últimos líos en los que anda metido Karim Benzema, el delantero del Real Madrid, que según Libération habría prestado declaración por un presunto caso de blanqueo de capitales procedentes del narcotráfico en la compra de un restaurante. Casi nada.