En Semana Santa no sólo está permitido saltarse la dieta sino que es una obligación dejar sitio para el postre. Es temporada de torrijas, y después de hacer penitencia durante todo el año, llega el momento de disfrutar de un merecido bocado de infancia. Sabemos que tu madre hace las mejores torrijas del mundo, pero si estos días quieres probar nuevas experiencias gastronómicas, las mejores pastelerías y restaurantes de Madrid incorporan su particular versión del dulce popular a una carta efímera sin límite de sabores y texturas. Te chivamos las más inverosímiles.

Falsas apariencias

A simple vista, esta torrija parece un trozo de pan seco, y sin embargo es sorprendentemente jugosa. La Tasquita de Enfrente, uno de los referentes gastronómicos de Madrid, ofrece durante estos días una original versión de la estrella dulce de estas fechas. Crujiente por fuera, cremosa por dentro… y con notas a canela y vainilla que recuerda a la torrija de toda la vida.

La Tasquita de Enfrente. Ballesta, 6. T. 915 32 54 49.


Inspiración japonesa

El genio pastelero José Fernández, propietario de Pastelería Nunos, sorprende un año más con una nueva colección de los dulces típicos de Semana Santa. Este año su filosofía creativa e innovadora le ha llevado a diseñar ‘Amai Age by Nunos’, siete torrijas inspiradas en la extendida afición que hay en España a día de hoy por la gastronomía japonesa. Cada una de ellas recrea una pieza típica relativa a esta cocina, sin perder su sabor a torrija, pero aportando otros aromas y tonos atractivos y sorprendentes. El ‘menú’ está cumpuesto por dos Sushis Nigiri, uno elaborado a base de torrija de miel y soja dulce con arroz con leche y el toque picante del wasabi, y otro con una torrija de naranja con arroz con leche; dos Uramaki, uno de torrija de chocolate, arroz con leche frito con panko y sésamo negro, y otro con torrija de té verde matcha con pistachos y arroz al yuzu; el Inari, una torrija de coco con piña y lichis; el Hosomaki, de queso con arroz de frambuesa y rosas; y el Futomaki, preparado con una torrija de chocolate blanco caramelizado con frutas del bosque y arroz con yuzu. 

Pastelería Nunos. Narváez, 63. T. 914 09 24 56.


Con haba tonka

La Sopa Boba apuesta por una torrija con costra de zanahoria y trampantojo de canela y helado de haba tonka, que tiene una agradable fragancia que evoca la vainilla, la almendra, la canela y el clavo y es ideal para postres. Para la cobertura de zanahoria utiliza azúcar isomalt, zanahoria deshidratada y una pizca de agua. El helado de tonka se elabora de forma casera y el trampantojo de canela se hace con chocolate templado del 70%. Probar este postre puede ser una buena razón para salir a pasear por la sierra madrileña durante estos días.

La Sopa Boba. Plaza de Guadarrama, 9 (Alpedrete). T. 918 50 63 70.


En vaso y con cuchara

Tras su reapertura el 30 de diciembre, La Duquesita celebra su primera Semana Santa con dos versiones de torrijas: tradicionales de anís y caramelizadas sobre una base de mousse de vainilla. Ambas parten de un brioche elaborado artesanalmente en el obrador de la tienda, empapado en crema inglesa y azúcar. Pero lo que llama la atención es su presentación. Oriol Balaguer se desmarca de la fórmula clásica para emular los sabores de siempre en vaso de plástico. Torrijas para comer con cuchara. 

La Duquesita. Fernando VI, 2. T. 913 08 02 31. 

Versión helada 

Elaborada con pan de brioche especial para torrija en el obrador artesanal del restaurante, empapada en leche y nata, la ‘gran torrija’ de DOMO, el restaurante principal del NH Collection Madrid Eurobuilding, se congela para sellar los sabores. No es una torrija frita sino caramelizada.

DOMO. Hotel NH Collection Eurobuilding. Padre Damián, 23. T. 913 53 73 00.