Con más de 1.500 millones de usuarios, Facebook es el rey de las redes sociales. Lejos aún de conseguir las cifras en las que se mueve la compañía de Zuckerberg se encuentran Twitter e Instagram, que ahora tratan de parecerse más que nunca al líder de las redes sociales adoptando nuevas funciones que son características de Facebook.

Instagram ha empezado a probar un nuevo algoritmo que ordena las publicaciones según su importancia, de manera que las fotos y los vídeos aparecerán según la probabilidad que haya de que al usuario le interese ese contenido teniendo en cuenta la relación que tiene con la persona que publica.

¿El motivo de este cambio? Desde Instagram señalan que debido a la gran cantidad de contenido que circula por las redes sociales se pierde un 70% de las publicaciones que se suben. Por ello proponen este nuevo modo de ordenar las imágenes y vídeos, que permitirá a los usuarios ahorrar tiempo en buscar aquello que pueda resultarles interesante.

Hace tan solo un mes Twitter también se apuntaba a publicar contenidos según su relevancia, muy a pesar de sus usuarios, que no se tomaron demasiado bien el cambio e impulsaron el hagstag #RIPTwitter. Al final la solución fue implementar la nueva forma de visualización pero dando la opción a los usuarios de poder desactivarla. Mucho antes, en 2010 fue Facebook quien decidió apostar por este algoritmo que hasta ahora le ha dado muy buenos resultados y beneficios.

La experiencia del usuario importa. Los beneficios también. El hecho de que las publicaciones aparezcan en orden de importancia para el usuario se traduce en que éste pasará más tiempo en la red social, y por lo tanto será mayor el contenido publicitario que consuma. Si se atiende a esto, ¿cómo no va a querer Facebook que Instagram, aplicación de la que es propietaria, no se sume al uso de este algoritmo que ordena las publicaciones según su relevancia?