Tarde o temprano iba a pasar. La realidad de los operadores móviles virtuales (OMV) es bastante complicada. Ante los últimos datos ofrecidos por el regulador, resulta que apenas tienen un 10% de cuota en el mercado móvil. Aunque realmente es menor, ya que algunos OMV son propiedad de los operadores con red, por lo que la cuota será mucho más reducida.

Desde que Vodafone compró Ono, y Orange hizo lo propio con Jazztel, era un clamor que los datos sobre cuota de mercado en la telefonía móvil estaban distorsionados. Los operadores virtuales, según los datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), tenía una cuota cercana al 20%. Concretamente un 17,8%. Pero todos los actores del sector telco sabían que eso era falso.

Los propios virtuales asumían que esos datos no eran verdad. Lo malo, en este caso para los OMV (puros), es que el dato del 10% que ha publicado la CNMC en referencia a las cifras de enero de este año, es que todavía esconde un pequeño engaño: dentro de esa cuota están incluidos los OMV que pertenecen a operadores con red como Tuenti, Amena, Simyo o Lowi. Es decir, que sería bastante más bajo de ese 10%.

Las malas noticias no acaban ahí. Según las cifras de la CNMC, los virtuales habrían tenido un saldo negativo de 31.000 líneas en el mes de enero. Esto encaja con el crecimiento de Orange y Vodafone que habrían reagrupado las adquisiciones de Jazztel y Ono.

¿Fin de ciclo?

“El mercado móvil dice que los OMV son los que más crecen. La forma de luchar contra la competencia de los grandes operadores ha sido comprar lo que quedaba o entrar en el negocio low cost”. Así de rotundo se mostraba el director general de Pepephone, Pedro Serrahima, hace unas semanas en declaraciones a SABEMOS. Los operadores virtuales, que son compañías que no tienen infraestructura ni red, y que la deben alquilar a los operadores que sí tienen, llegaron a España en 2006. Desde entonces han cumplido su labor a la perfección: han metido presión competitiva al sector móvil y han conseguido rebajar los precios.

Aunque todo lo bueno se acaba. “En estos 10 años los virtuales han supuesto un revulsivo, pero creo que se ha llegado a un final de ciclo. Se vuelve a la situación de partida, y eso le hacía ver el futuro de manera más escéptica” al CEO de Suop, Jaime Pla.

Cree que el mercado de los OMV se ha concentrado “de manera brutal”. Piensa que sin ninguna duda han sido los operadores low cost quienes han generado la verdadera competencia, pero estos han caído en manos de los grandes.

Con los datos en la mano, parece que toca replantear la situación de los OMV. Los que ya hay establecidos son solventes y nada indica que pierdan más cuota. Lo que parece claro es que el avance también será plano.