La firma de abogados ha abierto su propia oficina en el DF tras el éxito de su colaboración con Pemex. Sus próximos objetivos: Colombia, Perú y Chile.

El prestigioso bufete ha iniciado el año con la puesta en marcha de su nueva sede en  el mercado mexicano. A los múltiples despachos con los que ya cuenta en todo el mundo –París, Londres, Shanghái y Sao Paulo, entre otros- se suma ahora su oficina en el gigante latinoamericano, donde esperan “trascender”, según Rafael Fontana, presidente ejecutivo de Cuatrecasas. Antes de esta incorporación, la compañía obtenía ya el 20% de su facturación fuera del mercado ibérico (España y Portugal).

La operación de aterrizaje en México lleva en marcha desde el pasado mes de octubre y la nueva oficina estará dirigida por dos socios internacionales del bufete: Javier Villasante y Fernando Bernad, especializados en Fusiones y Adquisiciones y en Finanzas, respectivamente. La decisión de dar el salto llegó después de que el despacho de abogados asesorara a Pemex, antigua petrolera estatal de México, en los procesos de inversión y desinversión posteriores a la liberalización del mercado. Los planes de la firma pasan tanto por contratar abogados locales como por llevar a fichajes propios para una colaboración conjunta que permita cubrir las áreas del derecho local e internacional.

Desde el despacho reconocen que “el mercado mexicano está muy revuelto”, lo que explica por qué no tomaron la decisión de entrar hasta tener la garantía de una gran empresa local en su cartera.  Según el propio presidente de Cuatrecasas, Rafael Fontana, la estrategia de internacionalización de la firma consiste en “ir de la mano de las primeras firmas en cada una de las jurisdicciones. “Si no, no entramos”, precisa.

De cara al futuro, los objetivos a corto plazo apuntan a Colombia, Perú y Chile, donde ya están en conversaciones con algunas entidades locales.

El despacho cumplirá su primer centenario el próximo año y puede presumir de una amplia cartera de proyectos repartidos por todo el mundo. Entre sus grandes tesoros está el Hub Regulatorio que tiene en Frankfurt, junto a otras firmas extranjeras como Chiomenti, Gide Loyrette Nouel o Gleiss Lutz, o la Iberian Desk de París, para impulsar las relaciones entre Francia y la Península Ibérica.

El punto negro de la firma se encuentra en el continente africano, donde cuenta con una presencia mínima tras el cierre de su oficina en Casablanca (Marruecos). Como respuesta a esto, Cuatrecasas argumenta que en África occidental lo que prima es el derecho francófono, por lo que no entra en su target de mercado.

Cumplir con las expectativas

Un año más, el sexto consecutivo, Cuatrecasas ha vuelto aumentar su facturación, que en esta ocasión roza los 266 millones de euros (+4%). El éxito se debe fundamentalmente al área de Mercantil, que supone un 36,5% de los servicios, seguida de cerca por el área Fiscal (32,7%), Contencioso (21,9%) y Laboral (8,9%).  Sin embargo, el presidente de la firma reconoce que éste año “no ha arrancado con la misma alegría que el pasado”, aunque mantienen sus perspectivas favorables de cara a 2016.

Respecto a la situación en España, Cuatrecasas cree “una osadía” afirmar que ya hemos salido de la crisis y pide a la clase política que “no estropeen todo”.

Entre las operaciones más destacadas del bufete durante el pasado ejercicio destacan el asesoramiento legal a Volkswagen en la polémica de las emisiones trucadas, el asesoramiento al grupo Villar Mir en la venta del edificio Torre España o la ayuda jurídica al Gobierno de Portugal en la privatización de la aerolínea Tap.

Reto pendiente: mujeres directivas y “millennials”

Aunque las mujeres son mayoritarias en la plantilla de Cuatrecasas -913 frente a los 679 hombres-, la mayoría están empleadas en Organización y Paralegal, dejando las tareas de gobierno y dirección en manos de ellos. Así, del total de 207 socios, sólo 28 pertenecen al sexo femenino, mientras que 179 puestos corresponden a sus colegas masculinos. De las rotaciones llevadas a cabo durante 2015, siete asientos cambiaron de dueño y sólo uno fue ocupado por una mujer. La compañía reconoce que todavía le falta incidir más en estas cuestiones y garantiza que se trata de un objetivo fundamental de cara al futuro. Tanto es así que la firma expresó su compromiso con la paridad laboral en una reunión con el Secretario General de la ONU, Ban Ki Moon.

Respecto al intercambio generacional, el bufete considera un hecho que los jóvenes son ahora los que llevan las riendas de la empresa. Del total de empleados sólo queda un 8% de “baby boomers”, mientras que el volumen de millennials asciende al 52%. Según Cuatrecasas, esto no es ningún hándicap sino una gran ventaja, ya que todas las novedades en conciliación e innovación en las condiciones de trabajo son resultado de su “influjo”. Para este nuevo ejercicio está previsto que la firma incorpore a 100 nuevos empleados.