Si no conoces los tebeos en los que se inspira tu serie favorita, ya estás tardando. Si empiezas hoy con ellos será una forma de vivir una realidad alternativa a las andanzas de Rick y Carl. Y puede ser apasionante.

He esquivado muertes que se producen poco antes o poco después que en el último episodio que hemos visto hasta ahora porque puede haber cambios inminentes. Me he limitado a citar las transformaciones más drásticas, normalmente referidas a temporadas pasadas. 

Si no te importan los spoilers, estas son algunas de las cosas que suceden en los tebeos y que aún no hemos visto en la pequeña pantalla…

Rick no ha perdido aún la mano

Sucedió hace ya mucho tiempo, en el pueblo de Woodbury. En los tebeos, Rick aprendió casi desde el principio a abrocharse la bragueta con una sola mano. 

Andrea

En los tebeos, Andrea tiene dos ventajas. La primera, que no es la tía asquerosa en la que se convirtió el personaje de la serie. Siempre he pensado que dicha evolución fue una forma de castigar a Frank Darabont, el primer showrunner de la serie. La segunda, que fue una excelente tiradora y un apoyo constante a la estrategia militar del grupo.

Pero como hubo que quitarse de encima a Laurie Holden, nunca llevamos a ver a la pareja ‘Andrick’. Dicho esto, en los últimos episodios hemos visto ya que los creadores han apostado por andreificar a Michonne para calentar el lecho de nuestro héroe. Tiene sentido.

En realidad, la mala situación con Darabont afectó a otro personaje clave que murió antes de tiempo, El segundo fue Dale Horvath, que nos dejó antes de tiempo sin el gran Jeffrey DeMunn. 

La ausencia de Dale implicó que, para la famosa escena de la “carne contaminada” con los caníbales de Términus, hubo que recurrir a un personaje diferente, Bob. ¿No te acuerdas de Bob? Tranquilos, pasa mucho.

Carol no ha muerto

La muerte de Carol fue una de las más perturbadoras de los tebeos, con mucha diferencia. Básicamente, se dejó matar por un zombi porque quería hacer amigos. Era una mujer maltratada, con serios problemas mentales, incapaz de sobrevivir por su cuenta y que escogió una salida rarísima. En cambio, los guionistas decidieron fortalecerla y hoy es uno de los personajes más fuertes del grupo. Aunque, tengo que reconocerlo, no estoy muy de acuerdo en cómo está portándose durante los últimos episodios. La han sacado bastante de personaje y eso es una muy mala señal.

Sofía

Lo único que compensó la terrible primera mitad de la segunda temporada de la serie fue la escena de Sofía y el granero, que se hizo incluso más dura teniendo en cuenta que los lectores sabíamos que sí estaba viva.

Eso nos privó de un personaje clave para el desarrollo afectivo de Carl, y dejó a Maggie y a Glenn sin hija adoptiva.

Judith Grimes

El bebé no tiene sentido y los productores fueron unos cobardes por no matarlo. Estamos hablando de la criatura más silenciosa del planeta, una niña que aparece y desaparece en función del tempo dramático y que obliga a forzar demasiado la suspensión de incredulidad. 

Quizá no lo creas, pero el personaje de Lori Grimes era bastante simpático en la serie. Era una mujer mucho más blanda que la que retrató Sarah Wayne Callies, el amor de instituto de Rick sin demasiado en la cabeza y que tan pronto se acostó con Shane por puro instinto de supervivencia como regresó con Rick cuando el macho alfa y padre de su hijo volvió a la manada.

Eso hizo que perderla a ella y al bebé fuera incluso más duro. Perder a la Lori de la serie nunca debió empujar a Rick al borde de la locura. En los tebeos pasa porque, en realidad, había perdido mucho más.