Vodafone ya tiene pensada la penitencia para sus clientes en Semana Santa: una subida de precios. Acompañada, eso sí, de mejores condiciones, pero a fin de cuentas habrá que pagar más. De esta forma se vuelve a ver como el sector telecos es reactivo. Tras las subidas (y mejoras) de la competencia, ahora es turno para el operador rojo.

A partir del próximo 18 de abril habrá nuevos precios en Vodafone. Así lo ha anunciado el operador en un comunicado contando cuáles serán los nuevos y ampliados servicios que ofrecerá la compañía.

Concretamente, Vodafone España busca aumentar el valor de su propuesta tanto móvil –con más datos, roaming incluido y tv en el móvil- como de banda ancha y fijo –con llamadas ilimitadas desde el fijo a móviles. Asimismo, según la compañía, los clientes convergentes disfrutarán, además de los beneficios mencionados, de llamadas gratuitas entre los miembros de la familia. Los clientes actuales también se beneficiarán de estas mejoras en sus planes de precios.

nuevo planes

  • En el móvil (para todos los clientes de contrato de tarifas móviles, segundas líneas y Vodafone One):
    • Roaming incluido ahora en todos los planes de contrato: en los países de la U.E. y en Estados Unidos, Islandia, Liechtenstein, Noruega, Suiza, Albania y Turquía
    • Más datos: entre 500 MB y 1GB
    • Vodafone TV online: los canales de televisión de TDT en el móvil
  • En banda ancha fija (para todos los Clientes con Fibra o ADSL):
    • Llamadas ilimitadas de fijo a móviles
  • En servicios convergentes, se ofrecen todos los beneficios anteriores y llamadas gratis entre los miembros de la familia, independientemente de la tarifa y teléfono que utilicen, ya que permiten llamadas entre todas las líneas, tanto móviles como desde el fijo. Estas ventajas también son válidas para empleados en la misma cuenta corporativa.

La compañía aclara en el comunicado que para equiparar los nuevos servicios con las ya existentes, se aumentará el precio de la factura entre 2 y 3 euros. Por ejemplo, una de las tarifas básicas convergentes, la Vodafone One S de 50 Mb, el pasado verano costaba 47 euros, y a partir de este viernes costará 50 euros. Otro ejemplo es la Vodafone One M de 300 Mb que costaba 71 euros y ahora pasará a costar 73 euros.

Mejores servicios y mayor precio. Ese es el lema que están usando los operadores de telefonía para incrementar el coste de la factura. Veremos hasta cuándo.