La marca española de automoción por excelencia, Seat, ha anunciado que ha dejado la senda de los números rojos tras obtener en 2015 un beneficio positivo después de impuestos de 6 millones de euros. La compañía, propiedad del grupo Volkswagen, no ganaba dinero desde el cierre del año 2008.

La marca automovilística ha presentado hoy sus resultados económicos correspondientes a 2015 en una conferencia de prensa con la presencia de los miembros del comité ejecutivo, tal y como recoge la Agencia Efe.

“Es una gran noticia”, ha subrayado el presidente de Seat, Luca de Meo, quien ha avanzado que la recuperación financiera de la marca “nos dará a todos más confianza para afrontar los retos futuros” de la compañía, filial de Volkswagen, que está haciendo frente a las consecuencias del caso de los motores trucados para esconder las emisiones contaminantes.

El presidente de la marca ha mostrado su “prudente optimismo” porque, “por primera vez, Seat gana dinero, vendemos más de 400.000 coches y estamos en récords de producción en la planta de Martorell”, lo que le ha llevado a asegurar que la marca ha iniciado el camino hacia “la rentabilidad sostenible”.

Seat no conseguía beneficios desde el año 2008 y en los últimos años había ido reduciendo sus pérdidas hasta conseguir ya en los primeros trimestres de este pasado 2015 llegar a beneficios operativos.

En 2014, la compañía cerró el ejercicio con pérdidas de 66 millones de euros.

Respecto a los planes de futuro, el nuevo presidente de Seat ha aprovechado la rueda de prensa para anunciar que la planta de Martorell (Barcelona) fabricará un nuevo SUV –sport utility vehicle, un utilitario deportivo, que combina rasgos de un todoterreno con los de un turismo- de pequeñas dimensiones que lanzará la compañía en 2017. Se trata de un modelo desarrollado en el centro técnico de Barcelona.

Esta novedad forma parte del ambicioso plan de lanzamientos para los próximos 18 meses que tiene prevista la compañía española, y que arrancará en los próximos meses con la comercialización del Ateca, el primer SUV que tendrá la marca, pero que se fabricará en la República Checa.

El segundo modelo SUV que ha anunciado hoy la compañía supone “una gran oportunidad” para la marca, según ha subrayado Luca de Meo, ya que será el primero de esta categoría que tendrá todo el grupo Volkswagen.