El presidente de la patronal hotelera Cehat alerta de que el cerrojazo a nuevas inversiones provoca una “inflación innecesaria” en el valor de los establecimientos y que alentará un boom de economía sumergida por la aparición de nuevos apartamentos turísticos ilegales.

La patronal hotelera vuelve a cargar contra la moratoria turística de Barcelona. Y lo hace el mismo día que se ha conocido que el Ayuntamiento barcelonés ha abierto la posibilidad de prorrogar un año más el cerrojazo a nuevos alojamientos turísticos, hasta julio de 2017.

El presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), Joan Molas, alerta de que la moratoria aprobada por el consistorio comandado por Ada Colau está provocando “una inflación innecesaria de los precios” de los activos hoteleros, lo que disuadirá a muchos inversores a la hora de decidir dónde realizar sus operaciones inmobiliarias y/u hoteleras.

“La moratoria hará que invertir en Barcelona sea sólo para caprichosos y multimillonarios”, ha apuntado Molas durante la presentación en Madrid del último informe del Observatorio de la Industria Hotelera Española. Según los cálculos desvelados por el propio presidente de la patronal hotelera la pasada semana, la moratoria ya ha tenido un impacto directo sobre la inversión inmobiliaria en hoteles valorado en 260 millones de euros.

En paralelo, Molas ha advertido de que el parón inversor en nuevos hoteles provocará “la aparición de más economía sumergida, mal llamada economía colaborativa”. Y es el presidente de Cehat augura que en Barcelona se va a producir una proliferación de nuevos apartamentos dedicados al alquiler turístico y que lo harán de manera ilegal.