El Ayuntamiento de Barcelona prorroga la vigencia de moratoria hasta julio de 2017, pero insiste en que su intención es levantarla cuando esté aprobada la nueva normativa sobre alojamientos turísticos.

Sin anuncios y a través del Boletín Oficial de la Provincia de Barcelona. Así es cómo el Ayuntamiento barcelonés ha prorrogado por un año la moratoria municipal a nuevos hoteles y viviendas turísticas.

Con la ampliación del periodo de vigente, el Ayuntamiento comandado por Ada Colau podrá mantener la moratoria hasta julio de 2017 (hasta ahora, el cerrojazo a nuevos alojamientos expiraba el próximo julio), según ha adelantado La Vanguardia y confirman fuentes municipales.

Desde el consistorio se subraya que los motivos de la prórroga son meramente administrativos. Y es que el Ayuntamiento no quiere en ningún caso que la moratoria expire mientras aún se gestiona el Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos (Peuat), la nueva normativa municipal que regulara la materia.

Y como la tramitación de la regulación se prolongará más allá del próximo julio, se ha procedido a prorrogar la moratoria. En principio, la intención del equipo de gobierno barcelonés pasa por levantar la prohibición una vez que esté aprobado el Peuat.