El presidente de CEOE, Juan Rosell, ha abogado este martes por “combatir” el elevado porcentaje de componentes ajenos a la electricidad en el recibo de la luz, y ha asegurado que invertiría antes en Francia que en España porque en el país galo los costes eléctricos son “infinitamente inferiores”.

Así lo ha señalado durante la clausura del Plan Estratégico 2016-2018, de la Asociación Española de Industrias de Plástico (Anaip), en la que ha criticado que los costes eléctricos en España “se han disparado” en los últimos años por la “mala regulación” de sucesivos gobiernos, lo que generó el déficit de tarifa (desajuste entre ingresos y coses del sistema).

Rosell ha señalado que de cada 100 euros de la factura eléctrica, algo más de 50 euros son “primas, subsidios e impuestos que no tendrían que estar”, lo que hace que los consumidores acaben pagando la electricidad, “más otra serie de cosas que son la regulación”. “Hay que combatirlo y explicarlo 25.000 veces cada uno de los días de la semana. Yo lo tengo muy claro: las próximas inversiones que yo tenga que hacer en costes eléctricos y maquinaria, no las vamos a poner en España, las vamos a poner fuera, en Francia, porque los costes eléctricos son infinitamente inferiores a España y lo que quiero ser es competitivo”, ha apostillado.

Precio del crudo

En cuanto al precio del petróleo, Rosell ha explicado que en Estados Unidos han disminuido su consumo, mientras que la producción ha pasado de unos 7 u 8 millones de barriles de petróleo en 2007 a 11 millones actuales gracias al ‘fracking’.

Según sus previsiones, va a ser “muy difícil” que el precio del crudo vuelva a situarse en los 140 dólares por barril registrados en los máximos de junio del año pasado, sino que habrá un “mantenimiento” de los niveles actuales y subirá “un poquito”.

Pocas posibilidades de crecer sin industria

En su intervención, Rosell ha destacado que España está consiguiendo cifras que ningún otro país europeo presenta en materia de crecimiento y empleo, sin embargo ha coincidido con los responsables del sector químico de CC.OO. y UGT presentes en el acto en la necesidad de una mayor apuesta por la industria, ya que es “absolutamente imprescindible”. Sin ella, “hay pocas posibilidades” de que España vaya hacia adelante y registre un crecimiento importante del PIB”, ha advertido.

En este sentido, ha hecho hincapié en la pérdida de capacidad industrial en determinados subsectores durante los últimos años, a pesar de la importancia de la “capacidad ociosa” de la industria, de la que hay “mucha” en sectores como el del automóvil, el acero o el textil. “Hay muchas industrias en las que hay mucha posibilidad de producción, más de la que realmente se necesita, por lo que, para que nos compren, tenemos que hacerlo muy bien, bonito y barato”, ha apuntado.

De esta forma, ha abogado por aprovechar la “oportunidad” del mercado en la transformación de plásticos, al estar actualmente en auge, y hacer que ese crecimiento “se quede” en España, lo que hará “felices a las cuentes de resultados de las empresas y a los empleados, porque habrá muchos y bien remunerados”.

De otro lado, ante las peticiones del sector de la industrias de plástico de un cambio en su convenio colectivo, Rosell ha señalado que “la realidad es una y la legalidad es otra”, por lo que ha instado a “convencer” a los miembros e ir “juntos” a la mesa.