Alguien cercano, en algún momento, le dijo: “En la vida nada es imposible”. Por eso, Juan María Llanos Sola ha intentado registrar como imagen de marca para alguno de sus negocios el logo de Netflix. Y al parecer no ha sido el único.

La historia de Juan María Llanos sería la de un trabajador autónomo más que tiene algunas empresas, si no fuera porque intentó registrar una imagen bastante reconocida. Al menos a día de hoy.

Concretamente, y como color rojo reivindicado, Llanos intentó registrar en la Oficina Española de Patentes y Marcas el logo de Netflix para su actividad comercial. Lo hizo en junio de 2015, y apenas dos meses más tarde llegaría el primer chasco para Jose María, ya que la marca internacional de la compañía de videos en streaming hizo un registro de oposición.

Asimismo, la marca comunitaria hizo lo propio, y lógicamente la Oficina de Patentes le denegó a Llanos el uso del logo. Pero Juan María es concienzudo y a principios de este año recurrió la decisión de la Oficina de Marcas.

Al parecer no es la única marca que Juan María ha intentado registrar. Ya lo ha hecho, aunque también sin éxito, con los fabricantes chinos ZTE y Zopo. “La esperanza es lo último que se pierde”, también le tuvo que decir alguien.