Ocho años después del estallido de la burbuja inmobiliaria, las constructoras siguen planteando ajustes de plantilla para adaptarse a la situación económica española. Dos de las grandes del Ibex, Sacyr y FCC, han anunciado sendos programas de recortes de personal; los trabajadores intuyen que detrás de esta decisión hay razones operativas pero también otros intereses.

“Se está jugando a un nivel mucho mayor”, han indicado a SABEMOS fuentes de la federación de Construcción y Servicios de CCOO, que hablan de “operaciones financieras a nivel mundial” como trasfondo de los planes de reducción de plantilla.

En este sentido, han apuntado que los anuncios de Sacyr y FCC podrían tener motivaciones bursátiles: “También lanzan esta noticia para afectar a sus cotizaciones”, han deslizado.

Desde las compañías no han querido comentar estas declaraciones, al tiempo que no han aportado datos adicionales sobre sus eres, ambos para las divisiones de construcción de las empresas. En el caso de Sacyr, la regulación de plantilla podría alcanzar a entre 350 y 420 empleados, entre el 25% y el 30% de su área de construcción. Por su parte, los recortes podrían alcanzar a 750 trabajadores de FCC, el 37,5% de la división, según CCOO.

Los recortes de plantilla podrían alcanzar a 750 trabajadores de FCC y a 420 de Sacyr

En el entorno sindical llama la atención que mientras se consuma el aterrizaje del magnate mexicano Carlos Slim en el 100% del capital de FCC, la empresa plantee un ere tan ambicioso. Los trabajadores, han contado las fuentes de CCOO, están “perplejos”. “Hay una molestia, por no decir un cabreo, bastante grande”, han añadido. Desde la federación de Construcción y Servicios creen que los empleados son “peones en un juego de dinero”.

Otra razón que las fuentes consultadas han indicado como hipótesis para plantear los eres es la incertidumbre política que vive el Congreso de los Diputados en la actualidad. De consumarse la llegada de las fuerzas del cambio, han advertido, la legislación laboral podría cambiar, con lo que las empresas podrían estar volviendo a “limpiar” su estructura antes de que les resulte más complicado.

No obstante, fuentes de las compañías han reiterado que el motivo detrás de las reestructuraciones de plantilla es la reducción de la actividad en España.

En CCOO han señalado que parte de la culpa de esta circunstancia la tiene la Administración, que acumula muchos años de contracción en las licitaciones de obra pública. Las fuentes del sindicato han mencionado la Y vasca, que conectará las tres provincias de Euskadi con el centro de la península a través de una red ferroviaria de alta velocidad: se trata de un ejemplo de los “proyectos tumbados a medio construir” que el Estado ha abandonado.

El de la construcción es el sector “que menos se ha recuperado”, han comentado desde CCOO, al tiempo que han lamentado el “hachazo” del Gobierno a las infraestructuras.