Cuatro bodegas españolas han recibido el galardón “SAKURA, Japan Women’s Wine Awards” por su éxito en el mercado nipón. El cava del grupo Freixenet se alzó con el premio al mejor acompañamiento para el sushi.

A pesar de que no se trata de una bebida tradicional en el país, el consumo de vino se ha disparado en los dos últimos años en Japón, con unas importaciones crecientes que alcanzaron los 205.242 kilolitros en 2015, de los cuales 20.216 fueron españoles. Aunque se trata de un mercado emergente, donde todavía se observa una tendencia a la baja de los precios, cada vez son más los nativos que aprecian la calidad de este producto occidental. Tanto es así que los Premios Sakura, con apoyo de la Camara de Comercio Hispano Japonesa, ha decidido premiar con la distinción “DIAMOND TROPHY” a cuatro bodegas españolas en la tercera edición de los “SAKURA, Japan Women’s Wine Awards”.

Este certamen se diferencia porque el jurado está compuesto únicamente por mujeres. Un grupo de 380 sumilleres, etnólogas, periodistas gastronómicas y comerciales de vino han sido las encargadas de distinguir a 179 caldos procedentes de todo el mundo con la categoría Doble Gold. Entre los productos premiados se encuentran: Cultura Vini Gran Reserva 2007 (D.O. Valdepeñas), Serna Imperial Gran Reserva 1999 (D.O. Rioja), Contino Graciano 2009 (D.O. Rioja) y Mala Vida (D.O. Valencia).

Mención especial se merece el cava Rigol Excelencia Semi Seco del grupo Freixenet, que ha sido elegido como el vino que mejor combina con el sushi, por lo que le ha correspondido uno de los Grandes Premios Especiales para esta categoría dentro de los estándares de la comida asiática.

Este reconocimiento es uno de los más importantes dentro del sector vinícola nipón y supone una plataforma de lanzamiento para los afortunados ganadores. En esta edición participaron un total de 3.543 productores procedentes de 35 países distintos. Por otro lado, el hecho de que el jurado sólo esté conformado por mujeres refleja una reivindicación del papel de las consumidoras locales en la cata y selección de vinos.

Is not a man’s world

Japón se desmarca dentro de los países asiáticos porque la tendencia en el consumo de vino es mayoritariamente femenina. Las mujeres suponen más de la mitad de la demanda en el mercado, superando el 55%. En la misma línea, cada vez son más los japonenses que incluyen esta bebida dentro de su rutina diaria, ya que casi la mitad de la población adulta dice hacerlo semanalmente y un 7% a diario.

Para gustos los colores, y en este caso más que nunca, porque el 50% de los consumidores nipones prefiere el vino tinto. En segundo lugar se sitúa el blanco (38%) y después el rosado (10%). Además, el caldo se ha convertido en un producto de uso doméstico, con un 58% de la demanda registrada en supermercado, en lugar del consumo en bares y restaurantes.

Otro dato relevante es que los japoneses prestan mucha atención a la procedencia de los vinos; un 54% considera importante el país de origen a la hora de elegir. Las principales importaciones del gigante nipón provienen de Francia, Chile, Italia y España. Además, Japón se ha convertido en el decimosexto mayor mercado mundial de vino.