¿Frío o con hielo, con o sin aceituna, en copa de cóctel o en vaso de caña? Pues depende, como todo en esta vida. A fin de cuentas, el vermut es un vino, Un vino aromatizado, preparado a partir de otros vinos mediante especias como la artemisa el o ajenjo y edulcorado con azúcares, caramelo y mostos de uva. Nos tomamos el aperitivo en La Hora del Vermut, el espacio más castizo de Platea Madrid, para poner a prueba nuestros conocimientos vermuteros ante Álvaro Martínez y la centenaria bodega Martínez Lacuesta. He aquí un decálogo a prueba de listillos.

  1. El secreto mejor guardado por los fabricantes de los buenos vermuts está en las especias y flores que intervienen en su elaboración: ajenjo, anís estrellado, hinojo, clavo, cardamomo, corteza de naranja, vainilla, canela, salvia, nuez moscada, jengibre, melisa… Los gustos y olores que pasan al vino son en muchos casos muy amargos y a la habilidad del enólogo debe unirse la del licorista para crear un vermut equilibrado.
  1. El vermut se puede preparar en distintos vasos: corto de cerveza o vino, ancho y bajo de cristal (relativamente fino), algo más ancho y alto de cristal (un poco más grueso) o copa de cóctel. Depende del momento, del color, de la intensidad… pero sobre todo del gusto.
  1. Eso sí, siempre hay que servirlo bien frío. Entre 6 y 8 grados. Si se le añade hielo, que sea de buena calidad, grueso y compacto, para que no ceda sabores extraños al vermut.
  1. El vermut rojo se puede servir con piel de naranja y una aceituna. El blanco, con media rodaja o piel de limón y aceituna. La naranja acentúa el amargor; el limón la acidez.
  1. Si nos gustan las bebidas amargas, podemos añadir al vermut rojo unas gotas de angostura.
  1. Conviene tomarlo antes de comer, popularmente conocida como “la hora del vermut” porque ayuda a abrir el apetito.
  1. El mejor maridaje del vermut es con encurtidos, berberechos, navajas, mejillones y anchoas en salazón o boquerones en vinagre.
  1. Si nos parece que tiene mucho grado alcohólico, podemos rebajarlo mezclándolo con tónica o gaseosa. No es ningún pecado.
  1. En cóctel descubriremos otras particularidades del vermut. Uno muy sencillo se consigue empapando la copa con ginebra antes de servir el vino para que este se vuelva más seco.
  1. El vermut se puede usar para cocinar numerosos platos, como ingrediente principal o reduciéndolo para salsas. Incluso en gelatina.

*Bodegas Martínez Lacuesta (Haro, La Rioja) elabora vino desde 1895 y cuatro tipos de vermut desde 1937 a partir de un sistema tradicional y artesano a base de extracto de plantas y hierbas naturales maceradas en frío en vino blanco que, una vez preparadas, se añaden a la base del vermut con azúcar, cítrico, caramelo y alcohol.