La empresa concesionaria Autopista Madrid Sur lleva en concurso de acreedores desde 2012. Sin embargo, el sueldo de los administradores se ha incrementado un 3,55% en los últimos años.

Los empleados de la Autopista Radial 4 de Madrid se encuentran al límite; llevan cuatro años observando una constante reducción de la plantilla y una pérdida de valor en sus salarios, que no se han revisado desde 2011. Su último cartucho está en la convocatoria de huelga prevista para los días 18-20 y 23-28 de marzo. Su intención no es ocasionar problemas a los usuarios, sin embargo, entienden que son las fechas que mayor impacto pueden tener de cara a futuras negociaciones.

La demanda de los afectados es clara: un nuevo convenio colectivo que sustituya al de 2011 y el refuerzo del personal en carretera, que ya “no da abasto”, según explica Enrique Martín, representante sindical de los empleados.

Los trabajadores presentaron la convocatoria a las autoridades laborales que ya han establecido un programa de servicios mínimos. Durante los días de huelga estarán presentes: un vigilante, un cobrador y una persona al mando del centro de control. Sin embargo, los empleados reconocen que en esas fechas será “muy difícil” sostener el ritmo dado el volumen de afluencia, aunque aseguran que se hará “todo lo posible” por mantener la normalidad.

Para los empleados la convocatoria de huelga era la última de sus opciones, ya que han intentado comunicarse con la empresa concesionaria por todas las vías posibles. De hecho, presentaron el comunicado a las autoridades hasta un mes antes de fijar las fechas, cuando el plazo legal son diez días, para que no se interpretara en ningún sentido como un “ultimátum”. La indiferencia de la compañía y su negativa a negociar han propiciado esta tensa situación con los trabajadores.  

Los representantes sindicales confirman que en ningún momento la movilización será violenta ni conflictiva. También señalan que estará prohibido el uso de pancartas para proteger la seguridad de los usuarios.

Sólo algunos se aprietan el cinturón

Ante la delicada situación financiera de Autopista Madrid Sur, que lleva en concurso desde hace cuatro años, podrían justificarse los despidos y la congelación de los salarios. Sin embargo, parece ser que no toda la plantilla ha sufrido las mismas consecuencias negativas en sus condiciones laborales. Según el representante sindical, un exclusivo grupo de empleados sí que vieron incrementarse sus salarios hasta un 3,55% desde el inicio del proceso. En concreto, los administrativos han visto aumentar un 0,5% anual sus ingresos, mientras que el resto de trabajadores manejan la misma cifra desde 2011.

A la falta de incentivos se suma el despido sistemático de más de la mitad de la plantilla desde 2012. De los 56 trabajadores con los que contaba la R4 en ese momento, únicamente quedan cinco a jornada completa y cuatro en reducida. La falta de personal, unida a la paralización de la inversión en mejoras, ha desembocado en una situación prácticamente insostenible.