El presidente de BBVA, Francisco González, ha conseguido el respaldo del 96% los accionistas para permanecer en su cargo hasta marzo de 2019. Previsiblemente será su último mandato, dado que para entonces estará a pocos meses de cumplir 75 años y alcanzar así la edad fijada como tope para estar al frente de la entidad. González preside el banco BBVA desde el año 2000.

“Ser mayor o joven no significa nada”, ha afirmado González ante las críticas de un accionistas sobre su reelección, según recoge Europa Press. El presidente de BBVA descartó recientemente que la entidad cambie este límite de edad fijado en el reglamento del órgano de gobierno del banco, tras elevarse de 70 a 75 años a finales de 2011. El presidente de BBVA reconoció que ni el supervisor ni el consejo de administración del banco verían con buenos ojos otra ampliación del tope de la edad de jubilación.

Actualmente tiene 71 años y cumplirá 72 en octubre del presente año.

La junta, celebrará en el Palacio Euskalduna de Bilbao, también ha dado ‘luz verde’ a la ratificación y nombramiento del consejero delegado de BBVA, Carlos Torres, quien sustituyó a Ángel Cano como ‘número dos’ del banco en mayo del pasado año. Los accionistas del BBVA han aprobado también la internacionalización del consejo del banco, con la incorporación de Sunir Kapoor y Andrew Stott como nuevos consejeros independientes.

La mayoría de los accionistas que han interpelado al presidente de BBVA durante la junta han incidido en las condiciones laborales de los empleados y el ajuste de plantilla sufrido en España. Algunos han abogado por alcanzar un acuerdo con los sindicatos en la negociación del convenio de la banca.

En su turno de réplica, González ha manifestado la disposición de la dirección del banco a mantener un “diálogo abierto” de cara a negociar el convenio colectivo del sector. Eso sí, ha defendido cambiar el actual convenio porque no responde “en absoluto” a lo que está pasando en el siglo XXI y a lo que va a pasar en el futuro.

“Podemos seguir en una zona de confort en dos o tres o anticipar los próximos 10 ó 15 años”, ha alertado, para después rebatir a los sindicatos que el 93% de la plantilla del BBVA se declara satisfecha o muy satisfecha y ha señalado que existen “miles de personas” con unas ganas “enormes” por trabajar en la entidad.