El grupo de la familia Calero trabaja para alcanzar este año una red de 40 establecimientos, con aperturas previstas de nuevos locales en Madrid y Barcelona.

Vincci Hoteles acaba de cumplir 15 años desde su fundación. Los cumplió justo ayer, de hecho. Y lo hace en plena expansión, elevando sus ventas y creciendo en resultados. La cadena de la familia Calero cerró el año pasado con unos ingresos de 127 millones de euros, un 12% más, gracias a la incorporación de nuevos establecimientos y también a la mejora del negocio.

El grupo ha conseguido disparar un 15% el ingreso por habitación disponible (RevPar), lo que ingresa por cada una de las habitaciones que tiene la compañía, esté ocupada o no. Un parámetro que es crucial en el sector hotelero para determinar la marcha del negocio, y que Vincci ha conseguido incrementar sustancialmente tanto por el incremento de sus tarifas medias como por la el alza de la ocupación. Según datos del grupo, Vincci consiguió cuadruplicar su resultado bruto de explotación (ebitda) el año pasado, pero no desvela el montante de esta partida.

Vincci, centrada en el negocio urbano de cuatro y cinco estrellas, cuenta actualmente con 36 hoteles integrados en la cadena (29 en España, tres en Portugal y cuatro en Túnez). La compañía acaba de abrir dos nuevos establecimientos en Lisboa y Zaragoza, y de reabrir el que fue su primer establecimiento en Madrid –el Vincci Centrum- tras una reforma integral. Y sus planes pasan por incorporar este mismo mes un nuevo establecimiento en Madrid, el Vincci The Mint (ubicado en plena Gran Vía), y otro más en Barcelona antes del verano.

En 2016 nuestra previsión es continuar creciendo, pronto estrenaremos la cifra de 40 establecimientos, sin desviarnos un ápice de nuestra esencia de negocio; un exclusivo portafolio de hoteles de 4 y 5 estrellas situados en las principales ciudades, que sean auténticos generadores de experiencias para nuestros huéspedes”, explica Carlos Calero, director general de Vincci Hoteles.