El consejero delegado de Inditex, Pablo Isla, cobró 12,17 millones de euros en el último ejercicio de la compañía textil, propietaria de la cadena de moda Zara. Esto supone una subida de sueldo del 53,4% con respecto al sueldo que recibió el ejecutivo en 2014.

Por su parte, el fundador y accionista mayoritario de la compañía, Amancio Ortega, tan sólo recibió 100.000 euros en concepto de remuneración fija, la misma retribución fija que se le da a otros miembros del consejo de administración de la empresa, incluido Isla.

Es lo que se desglosa en el informe de remuneraciones de los consejeros que Inditex ha remitido hoy a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El sueldo de Pablo Isla en sentido estricto, sin otras remuneraciones, fue de 3,25 millones de euros. Además de este importe, el ejecutivo recibió 3,30 millones de variable a corto plazo y 5,52 millones de variable a largo plazo.

En estas cantidades no se incluye su plan de pensiones, que asciende a 7,29 millones de euros tras el cierre del pasado ejercicio. Aunque el importe de su jubilación ascendió desde los 6,99 millones con los que contaba en 2014, la sociedad no realizó ninguna aportación de manera directa.

Ortega ingresará este año 1.108 millones de euros en concepto de dividendos de la compañía, frente a los 961 millones de euros que percibió por este mismo concepto en 2014, mientras que los empleados del grupo percibirán en abril un ‘bonus’ de 37,4 millones de euros como compensación a su contribución al crecimiento de la empresa, tal y como informa Europa Press.

Resultados

La compañía de Arteixo (La Coruña) ha presentado también sus resultados anuales. En 2015 consiguió un beneficio neto de 2.875 millones de euros, lo que supone un incremento del 15%. Mientras, los ingresos del grupo ascendieron a 20.900 millones de euros, un 15,4% más.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) alcanzó los 4.699 millones de euros, un 15% superior al de 2014, según recoge Europa Press.

Inditex ha generado 15.800 nuevos puestos de trabajo en 2015, por lo que su plantilla ha pasado de 137.054 personas a 152.854 personas en todo el mundo. En España, la compañía ha creado 4.120 nuevos puestos de trabajo, un aumento que es, según la firma, reflejo del crecimiento global del grupo y que se ha producido en todas las áreas de la compañía: tienda, sede central y plataformas logísticas.

Del total de las ventas, Europa aportó en 2015 el 44%, frente al 46% de 2014; Asia representó el 23,5% de la facturación, frente al 21,1% de un año antes; España, el 17,7% del total, por debajo del 19% de 2014; y América, el 14,7% frente al 13,9% de 2014.

Por cadenas, Zara alcanzó unas ventas de 13.628 millones de euros, un 17,5% más, mientras que la facturación de Zara Home creció un 21,5%, seguida por Stradivarius (+14,1%), Bershka (+12,7%), Pull & Bear (+10,4%), Oysho (+8,7%) y Massimo Dutti (+6%).

La compañía continúa con su expansión internacional: el Grupo prevé la entrada en cinco nuevos mercados (Nueva Zelanda, Vietnam, Nicaragua, Paraguay y Aruba) a lo largo de 2016.