“En cinco minutos llego”. Esa frase, cargada de falsedad de la primera a la última letra, tiene los días contados con Wave. Esta herramienta de localización sirve para ver de manera directa dónde están tus contactos. Así, cuando has quedado a cenar con alguien, sabrás en todo momento dónde está y cuánto tardará en llegar.

La tecnología, en el uso que cada uno hace, está llena de virtudes y defectos. En el caso de Wave, tiene una vertiente social muy útil y eficaz: sirve para saber dónde está una persona con la que has quedado, o para encontrarse con alguien en un evento lleno de gente. Hace unos años en Madrid, donde las manifestaciones eran su forma de ser, con esta app hubiera sido muy sencillo encontrarse y no perder a nadie de vista. Conectas la aplicación, tu contacto también, se señala un punto de encuentro y ambos se localizan fácilmente.

¿Pero qué es Wave? Se trata de una aplicación multiplataforma gratuita de creación española -disponible actualmente en dispositivos iOS y Android- que permite de forma sencilla, eficiente y efectiva localizar y quedar con contactos en tiempo real, a través de un mapa privado y por un tiempo limitado. Esta iniciativa con vocación internacional surgió para dar respuesta a una clara necesidad, según sus fundadores, que es la de conectarnos de forma sencilla en múltiples situaciones de la vida diaria con nuestros amigos, familiares o contactos profesionales.

Desde SABEMOS hablamos con Manuel de la Esperanza (CEO) y Luis Gelado (COO) para ver cuál es el futuro de Wave y qué podemos esperar. De entrada, no cierran la puerta a nadie para el uso de esta app. A priori, avisan de que está muy enfocada a la gente joven, ese es el rollo que busca. No obstante, aseguran que la app la puede usar todo el mundo, desde padres a hijos, deportistas para sus quedadas o gente de ocio. Es más, advierten de que en sus campañas de captación no han visto que haya un nicho concreto que destaque por encima del resto.

Para Wave hay cuatro principios básicos que no pueden faltar a la hora de hacer su negocio de una manera correcta y precisa.

  • Privacidad: es la esencia con la que nace Wave y su prioridad absoluta. En Wave solo pueden encontrarte aquellos que el usuario elige, en el momento que se quiera en un entorno privado y temporal donde ambas partes aceptan participar.
  • En tiempo real: una vez aceptado un ‘wave’ por ambas partes y gracias a un preciso servicio de geolocalización, se puede ver al contacto moviéndose en vivo y saber en qué lugar se encuentra en ese preciso momento.
  • Temporalidad: el tiempo de conexión se fija previamente por ambas partes. Una vez el tiempo finaliza, no se puede ver la localización salvo que abras un ‘wave’ nuevamente.
  • Bidireccionalidad: la localización se realiza por ambas partes conectadas, ya sean individuales o de hasta 10 miembros en un grupo. Los ”waves’ de grupo son perfectos, cuentas desde la aplicación, para planes de varias personas, reuniones de trabajo o deportes al aire libre.

¿Qué hacer con Wave?

Wave no tiene vocación de aplicación social, es una app que ofrece soluciones para todo el mundo. Manuel y Luis señalan en repetidas ocasiones que se trata de “una herramienta limpia, sencilla y útil”. Además, son muy sinceros. No creen que Wave vaya a salvar la vida de nadie, pero lo que pretenden es facilitarla.

Un espejo en el que se miran, quizá de forma involuntaria, es el de WhatsApp. Como una app que ha mejorado la vida de las personas. Eso es lo que pretenden. Ellos no quieren crear de forma artificial encuentros entre personas sino ofrecer un servicio moderno y práctico que haga más sencilla y eficiente la forma de quedar o encontrarse con las personas de nuestro entorno en el día a día.

De la larga lista de utilidades, por ejemplo destaca el uso familiar para que los padres pueden tener vigilados a sus hijos, o incluso para las personas mayores que ya tienen problemas de memoria. Ni que decir tiene que Wave es un salvavidas perfecto para los encuentros deportivos o eventos culturales donde hay mucha aglomeración de gente.

Los fundadores de Wave defienden, es su obligación, que su app es mejor que un simple pantallazo de Google Maps. Argumentan que al encender un ‘wave’ se crea una comunicación bidireccional y que es mucho más sencillo.

Negocio y futuro

Uno de los inconvenientes trasladado a los “jefes” de Wave es que todo tiene sentido si tu círculo de contactos tiene instalada la app. Creen que no hay problema en esto, porque serán los propios usuarios los primeros prescriptores de la aplicación.

En cuanto a la parte económica, de momento han levantado más de 1 millón de euros en dos rondas de inversión. No obstante, confiesan que su estrategia de crecimiento está siendo a la americana. Es decir, buscan aumentar su base de usuarios para al final terminar vendiendo la empresa. Estiman que tanto para el uso B2B (entre empresas), como para el usuario final, Wave tiene una gran utilidad.

Hasta ahora llevan más de 1.500.000 descargas y tienen 1.300.000 usuarios registrados. Asimismo, en estos momentos tienen a más de 450.000 usuarios activos cada mes usuando Wave y aseguran que el crecimiento no se detiene.