El gestor de los aeropuertos prevé seguir elevando el tráfico de su red, hasta alcanzar un récord de 220 millones de pasajeros este año y los 240 millones de usuarios en 2021.

AENA no da su brazo a torcer y mantiene sus planes de mantener intactas sus tarifas para los próximos ejercicios. Las compañías aéreas (que son sus clientes, que son las que pagan esas tasas… y las repercuten indirectamente a los viajeros en el precio de los billetes) reclamaban una rebaja del 2,59% anual para mantener su expansión en el mercado español. Pero el consejo de administración del gestor de los aeropuertos españoles ha confirmado su propuesta de congelación de las tarifas hasta 2021.

El gestor, ahora parcialmente privatizado, considera que la congelación de las tarifas entre 2017 y 2021 es una propuesta “coherente y razonable” y que “garantiza la sostenibilidad del sistema aeroportuario español a largo plazo”. Y subraya que se trata de mantener durante un lustro unas tasas que ya incluyen la rebaja del 1,9% que tuvo el año pasado por imposición de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

La de AENA es sólo una propuesta, el Documento de Regulación Aeroportuaria (DORA) en el que se incluirán la evolución de las tarifas para el próximo lustro lo elaborará la Dirección General de Aviación Civil, dependiente del Ministerio de Fomento, y lo aprobará el Consejo de Ministros antes del próximo 30 de septiembre. Tras una ronda de consultas con las asociaciones de aerolíneas, el gestor de los aeropuertos mantiene su intención inicial, ya anunciada en diciembre, de no tocar las tarifas áereas.

AENA augura que este año continuará con el crecimiento del tráfico aéreo. Y prevé que los aeropuertos de su red alcanzarán este año un récord de 220 millones de pasajeros, tras un crecimiento del 6,2%, y que superarán los 240 millones de viajeros en 2021.