Las empresas Garbialdi y Clece, esta última filial multiservicios del grupo ACS, han impugnado el contrato de servicios de limpieza que Renfe adjudicó a Acciona por importe de 111 millones de euros.

Según informa CCOO, con estas impugnaciones “queda paralizada” la adjudicación del servicio de limpieza de trenes, locomotoras, dependencias, estaciones, talleres y oficinas que fue aprobado el pasado 11 de febrero por el consejo de administración de Renfe.

Acciona se presentó al concurso con una oferta más baja que las de Clece y Garbialdi para los tres lotes en licitación. Los procesos de subrogación previstos, en principio, para antes de Semana Santa “no se van a celebrar”, ha añadido CCOO en una nota.

Otra de las consecuencias inmediatas de la impugnación es, según este sindicato, que no se va a producir “por el momento” el cambio de personal a la nueva UTE creada por Acciona para estos servicios, que afectaría a 2.111 trabajadores a partir del 1 de abril. CCOO, que cita fuentes de Acciona, ha señalado que se producirá una prórroga de la situación actual hasta junio.

El concurso fijaba la cantidad máxima de 123.098.375,21 euros, IVA excluido, para un contrato divido en 3 lotes: el primero, denominado “Centro-Norte”, de 54,3 millones de euros; el segundo o “Este”, de 31,3 millones; y el tercero o “Centro-Sur”, de 37,4 millones.

La oferta de Acciona suponía una merma de 11 millones sobre la cantidad máxima fijada en el pliego, un 9% menos. En el último contrato de prestación de estos servicios de limpieza en Renfe, Acciona fue adjudicataria de dos de los tres lotes a concurso. El tercero recayó entonces en Clece.