• Ambos partidos seguirán defendiendo el documento negociado, pero remarcan que la unión de sus escaños depende de lo que decida Felipe VI.
• Sánchez recibe hoy otro ‘no’ masivo del Congreso y el PSOE ya advierte de que su candidatura “no decae”.
• El PP trata de recuperar la iniciativa para que Rajoy recupere opciones de ser aspirante a la investidura.
• La formación de Rivera insiste en cerrar el paso al líder popular: “No puede encabezar una etapa de regeneración en España”.

¿Qué pasará a partir de mañana? Es la pregunta del millón. Todo el mundo quiere conocer qué caminos explorarán los partidos una vez constatado el fracaso de la vía Sánchez y del acuerdo de Gobierno PSOE-Ciudadanos, que esta noche será rechazado por segunda vez en el Congreso. El que ha sido único avance hacia el desbloqueo institucional en 74 días puede ejercer paradójicamente de barrera para que un acuerdo mayor se abra paso. Tanto PP como Podemos lo rechazan y lo han vilipendiado en la Cámara baja, uno por considerar que le enmienda la plana a su gestión y otro por lo contrario, por creerlo del gusto de las elites y “las oligarquías”. ¿Lo seguirán defendiendo sus firmantes a partir del sábado?

Albert Rivera: “Entramos en un territorio desconocido. No sé lo que va a hacer el Rey”

“Entramos en un territorio desconocido. No sé lo que va a hacer el Rey. Nos tendremos que sentar las partes del acuerdo. Todo está por hacer”. Esa fue la respuesta que dio ayer Albert Rivera en Radio Nacional de España. El papel de Felipe VI se antoja de nuevo fundamental para el devenir de los acontecimientos, como cuando hace un mes Rajoy renunció a la investidura y tuvo que decidir si nominar a Sánchez o esperar a que se fraguara un pacto viable.

La situación es inédita, como indica el líder de Ciudadanos. No se sabe si el Monarca abrirá una nueva ronda de consultas, si en ese caso la concluirá con una designación o si optará por dejar correr los días para que la presión mueva a los partidos a consensuar una salida. PSOE y Ciudadanos aseguraron al rubricar su alianza que ésta carece de “fecha de caducidad”, cosa que ahora mantienen pero incluyendo el matiz de que todo depende de lo que haga el Jefe del Estado.

“Conviene no hacer especulaciones”, opina el socialista Antonio Hernando. Su partido no quiere dar pábulo a las conjeturas para no deslucir aún más un intento de investidura marcado por el electoralismo, donde el debate institucional ha sido eclipsado por el intercambio de golpes partidista.

El ‘no’ del 63% del Congreso

Pero Hernando también incluye en su discurso el mismo matiz que su socio naranja al calibrar la vigencia de la entente. A partir de la semana que viene, explicó ayer, se abre un proceso donde “interactúan varias instituciones, y pueden tomar decisiones que ahora desconocemos”.

Hernando (PSOE): “Se pueden tomar decisiones que ahora desconocemos”

No se sabe qué hará el Rey y, en consecuencia, no se sabe en qué lugar queda el pacto que ha permitido a Sánchez sumar 130 escaños y colocar su proyecto como el mayoritario en el Parlamento. Para el PSOE, “es un acuerdo y un documento definitivo”, que le servirá de base en cualquier negociación adicional. Una cosa que tienen muy clara es que la candidatura de su líder “no decae” pese a recibir por dos veces el rechazo del 63% de los diputados.

También Ciudadanos acudiría a cualquier reunión que plantee Génova con esas más de 200 reformas puestas por escrito. “Cuando nos sentemos con el PP, llegaremos con un acuerdo que existe y que es real y lo pondremos sobre la mesa”, aseguró el portavoz parlamentario, Juan Carlos Girauta.

Pero C’s se cuida mucho de aclarar que su compromiso es con ese texto, independientemente de quien lo encabece. También garantiza cada vez con más rotundidad que no confían en Rajoy. “No puede encabezar una etapa de regeneración en España”, remarcó Girauta, “lleva muchos años al frente de su partido” y tiene “responsabilidad in vigilando” sobre los casos de corrupción.

“No le podrá proponer”

Ante estas premisas, es complicado que Felipe VI atienda la disposición del líder popular a -esta vez sí- pedir la confianza de la Cámara. “Se supone que el Rey le preguntará si tiene más apoyos que cuando renunció y, como no los tiene, no le podrá proponer”, opinan desde el partido naranja. Rivera expresó esa misma convicción el miércoles desde el Congreso: “[Rajoy] le dijo ‘no’ y le va a volver a decir que ‘no’ porque tiene los mismos escaños”.

Las opciones del líder del PP se dan por acabadas desde que PSOE y C’s cerraron su pacto, pero los protagonistas se muestran prudentes respecto a lo que pueda hacer al Rey. Si entiende que su deber constitucional es proponer otro candidato y que este ha de ser distinto al ya rechazado, Rajoy podría tener alguna posibilidad. Y el acuerdo Sánchez-Rivera podría quedar superado. De ahí el margen de discrecionalidad que sobre el mismo ahora tiene la Jefatura del Estado.

El PP cree que Felipe VI solo abrirá nueva ronda de contactos si se fragua una mayoría de gobierno

El PP está convencido de que Sánchez perseverará en su intento de llegar a La Moncloa, aunque tenga casi imposible el apoyo de Podemos. Ayer, Rafael Hernando comparó al líder socialista con “Felipito Takatún” y su “yo sigo”, criticando su empecinamiento en no dialogar con la lista más votada y llamándole a la rectificación. Los populares tratan de recuperar la iniciativa tras un mes opacados por el candidato, en la esperanza de que Felipe VI estime ese cambio de actitud. Quieren reunirse “cuanto antes” con el PSOE, “el lunes o el martes”, en una cumbre de líderes o a través de equipos negociadores, como prefieran los socialistas. Pero Sánchez no quiere ni oír hablar de la gran coalición.

El portavoz parlamentario popular también descargó la responsabilidad en el Rey, yendo un paso más allá en la especulación sobre lo que vendrá. “[El Monarca] sabe lo que tiene que hacer”, aseguró, y su partido respeta ese “papel institucional”, pero cree que solo habrá ronda de consultas si los políticos “somos capaces de entendernos”.