La publicidad en internet tiene un grave problema llamado ‘adblocking’ que básicamente lo que hace es bloquear anuncios de forma automática. Sí, adiós a la maldita publicidad y adiós a los miles de euros que las empresas dejan de ganar por el bloqueo de sus campañas.

El bloqueo de anuncios es una práctica que cada vez cuenta con más adeptos en nuestro país, pues como ocurre en el resto del mundo el consumo de contenidos multimedia vía online no para de crecer y hay a quien pasar horas y horas delante del ordenador, tablet o móvil viendo una serie, escuchando música o informándose a través de la prensa siendo bombardeado por anuncios y más anuncios le parece algo realmente insoportable. ¿La solución? Acudir al ‘adblocking’.

IAB Spain y Ligatus han realizado un informe en el que se encuentran recogidas las tendencias de los usuarios españoles respecto al bloqueo de publicidad, ya que esta práctica puede parecer muy beneficiosa para el individuo pero, al mismo tiempo también se encarga de poner en peligro al sector de la publicidad online y de los proveedores de contenidos.

En España hay 5,6 millones de usuarios de ‘adblockers’, de los cuáles un 66% declaran que si se aplicaran mejoras en la forma de mostrar la publicidad online se plantearían dejar de utilizarlos. Mientras que de entre quienes no son usuarios de estos bloqueadores el 57% señala que si pudiera bloquearía la publicidad, aunque solo un 13% pagaría por ello.

Y es que la publicidad online es molesta para la mitad de los entrevistados, en especial los formatos pop up (anuncio que aparece como una nueva ventana emergente sobre la ventana del navegador abierta), los non-skippable pre-roll (publicidad en formato de video que se emite antes del contenido audiovisual que deseas ver y que no puedes cerrar antes del final del anuncio) y los vídeos/audios con auto reproducción (anuncios donde se activan el video o la música de manera automática sin que haya una acción por tu parte).

El móvil es el dispositivo en el que se percibe más molesta la publicidad (75% entre los que lo utilizan para conectarse), seguido del portátil (35%). Sin embargo, a pesar de ser el smartphone el dispositivo en el que más nos incomodan los anuncios, es en el ordenador portátil y de sobremesa donde más se utilizan los servicios de ‘adblocking’.

El  usuario de ‘adblockers’ es en mayor proporción hombre, y joven (16-34 años). También tienen una mayor presencia los solteros sin hijos, estudiantes y con estudios superiores. Son personas que hacen un uso más intensivo de internet, de conectarse con su móvil (88%) y en pagar por contenidos (37%). Además, el 50% declara bloquear todas las páginas, principalmente las páginas de entretenimiento, redes sociales, prensa/blogs y juegos online.

Un 68% de los entrevistados reconoce que la publicidad contribuye  a tener contenidos gratuitos, pero lo cierto es que los internautas no son conscientes de las pérdidas que genera el bloqueo de publicidad, pues hasta un 36% de la muestra considera que no genera ninguna pérdida, mientras que un 30% las cuantifica en un tramo de 1-50 millones de euros/año, y un 22% adicional una cantidad menor.

A nivel mundial, según publica el informe realizado por Page Fair y Adobe, fueron 21.800 millones de dólares los que perdió la industria de la publicidad por el bloqueo online en 2015.

Son los ‘adblockers’, sumados al uso intrusivo que se hace la publicidad los que han desencadenado esta situación, que se hable de cifras de pérdidas tan escandalosas. Pero según se extrae del informe existe una solución, que pasa por conseguir que los anuncios sean menos agresivos, evitar la publicidad emergente que tapa contenidos, hacer que no consuma datos y que el usuario pueda decidir si quiere ceder su información al navegar.