La necesidad obliga. La competencia en Estados Unidos de Netflix no se ha quedado quieta ante el empuje de la compañía que ofrece servicios de video en streaming , y durante este año todos los grupos televisivos han aumentado su inversión para poner coto a su crecimiento.

Si a la pérdida de audiencia en televisión se añade que ahora cada uno la puede seleccionar a la carta, los grandes grupos mediáticos solo pueden hacer una cosa: gastar dinero. Así, desde Discovery Communications, Viacom y Starz, ya han manifestado que la única manera de seguir siendo competitivos es gastar dinero.

No se trata de un asunto menor. Las grandes cadenas de televisión americanas deben recuperar audiencia, dado que la caída en ventas por publicidad puede llegar a ser alarmante. Según declaraciones que recoge Bloomberg, John Martin, director ejecutivo de Time Warner, habría asegurado que en estos momentos tienen previsto aumentar el presupuesto para nuevos programas en dos dígitos los próximos años.

Y no son los únicos. Al margen del contenido deportivo, la inversión de Discovery se dispara un 55% desde 2013, mientras que Viacom ha aumentado el presupuesto en programación un 25%. Aunque esta presión también se traslada de manera conjunta a todos los actores de la industria, como puede ser Amazon, Hulu (que también apuesta por el cine), o el canal premium Starz, que el año pasado ya invirtió 250 millones de dólares en programas originales para mantener el impulso de series como Outlander.

La industria está cambiando. Antes, por ejemplo, las cadenas por cable se podían permitir llenar ciertas horas de la parrilla con refritos o reposiciones de series. Con la llegada del streaming todo ha cambiado. Así, los más de 10.000 millones de euros que prevé invertir Netflix durante los próximos años han traslado miedo (y presión) a todo el sector, que ya está moviendo el dinero para no perder su sillón preferente. Cine, televisión, programas de entretenimiento… todo vale para competir, y lo importante es invertir.

inversión en 2016

Netflix – 4.9

Time Warner – 4.5

Fox – 3.8

Viacom – 3.8

Disney – 2.8

Discovery – 2

En miles de millones de $  | Fuente: Bloomberg

¿Y España?

La presión de Netflix en España también empieza a pesar. Tanto en la producción propia como en los acuerdos comerciales. De este modo, Movistar anunció hace unas semanas que también empezará a gastar una gran suma de dinero en la inversión de contenidos propios. Pero hay más. El miedo que infunde Netflix a sus rivales se traduce en forma de agresivas ofertas. Así, la semana pasada conocimos que el operador azul ha tirado por los suelos su televisión de pago, y por apenas 15 euros permite el acceso a todo su contenido premium. Incluyendo, claro, las series y películas.

Orange también tuvo claro en su momento que hay que plantar cara a Netflix desde ya. Así llegó a un acuerdo con Wuaki para que sus abonados tuvieran una oferta preferente. De este modo, los operadores de telefonía han estado mucho más rápidos que las televisiones privadas que emiten en abierto, que de momento no hacen grandes apuestas por ficción. Aunque tampoco por otro tipo de contenidos.

Luego no digan que no estaban avisados.