Después de dos años de descenso, la solicitud de patentes europeas por parte de empresas e instituciones españolas ha crecido, hasta situarse un 3,8% por encima del total de 2014. Todo ello teniendo en cuenta que la patente única europea, con entrada en vigor prevista para este año, tendrá que convivir en España con la modalidad local, dado que el Gobierno decidió no adherirse al nuevo marco regulatorio de armonización de la propiedad intelectual de innovación que se puso en marcha a nivel comunitario.

El presidente de la Oficina Europea de Patentes (EPO), Benoît Battistelli, ha confirmado que el Gobierno de España no ha cambiado su opinión y que, de hecho, se ha reafirmado en su oposición a la patente unitaria europea, a la que reprocha que no acepte el castellano como una lengua oficial en la que se puedan registrar las ideas de los investigadores.

De hecho, ha confirmado que España se ha quedado sola en su aislamiento, después de que el Ejecutivo italiano cambiara de opinión y aceptara la patente unitaria.

Pese a la reticencia del Gobierno español, las empresas sí creen que la vía europea es una buena opción para defender sus innovaciones, aunque las cifras todavía son débiles con respecto al resto de estados miembros.

En España se solicitaron 1.527 patentes europeas

Las 1.527 solicitudes de patentes de organizaciones españolas en 2015 sólo suponen un 1% de las que ha recibido la Oficina Europea de Patentes, que ha hecho públicos sus resultados del año pasado. Sin embargo, el número de patentes concedidas a organismos españoles ha ascendido a 522, una cifra récord tras crecer un 11,8%.

En España se registran 31,7 patentes europeas -no unitarias, que todavía no están en vigor- por cada millón de habitantes, lo que sitúa al país en el puesto número 24 de los 38 que han registrado alguna en el último año.

Las organizaciones que más patentes europeas han solicitado han sido el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y las multinacionales Amadeus y Telefónica. Cada una ha sido responsable de 47, 34 y 31 peticiones, respectivamente.

Cierran esta lista de las 10 firmas españolas más innovadoras Laboratorios Esteve, Repsol, Universidad Autónoma de Barcelona, Almirall, Abengoa, Acciona y Galenicum Health.

Por autonomías, la más activa en 2015 ha sido Cataluña, responsable del 34% de las solicitudes españolas. Le siguieron Madrid (24%) y el País Vasco (13%).

Europa

En total, las peticiones de patentes europeas han superado por primera vez las 160.000, tras anotarse un incremento del 4,8% el año pasado.

La mayoría de ellas, el 47%, ha provenido de estados miembros de la Oficina Europea de Patentes. Alemania ha sido la máxima contribuyente a este liderazgo, con una cuota del 16%, seguida por Francia, con un 7%.

Por su parte, los países extranjeros con más peticiones han sido Estados Unidos, con un 27%, y Japón, con un 13%.

Las empresas más activas han sido la holandesa Philips y las surcoreanas Samsung y LG.

En este sentido, Benoît Battistelli ha destacado que un “reto” para el futuro va a ser el auge de las agencias de registro de la propiedad intelectual asiáticas. El crecimiento de su actividad, apoyado sobre la pujanza de sus economías, va a añadir un grado más de complejidad al ecosistema mundial de reconocimiento de patentes. Por ello, la EPO lleva 30 años cooperando con su homóloga China, según Battistelli.

La Oficina Europea de Patentes ya cuenta con 38 estados miembros. Pese a la repudia española al sistema de patente unitaria europea, la EPO es la segunda mayor institución intergubernamental europea, sólo por detrás de la Comisión Europea.

Foto: Flickr | National Eye Institute