La infanta Cristina ha anunciado al tribunal que la juzga que solo responderá a las preguntas de su abogado, Pablo Molins, y no a las de las acusaciones ni a las del resto de letrados.

Al inicio de su declaración, su abogado ha aclarado que solo le responderá a él, tras lo que la presidenta del tribunal, Samantha Romero, ha instado a la acusada a pronunciarse sobre ello. “Gracias señoría, contestaré solo a mi letrado”, ha ratificado doña Cristina.

La acusada se ha sentado en la tribuna para comenzar su declaración a las 18.12 horas, después de un receso de quince minutos y tras la declaración del asesor fiscal de Nóos, Salvador Trinxet, que ha tomado el relevo al marido de la infanta, Iñaki Urdangarin.

Tras leerle sus derechos la magistrada presidenta, Molins ha intervenido para decir que “por coherencia, y al igual que han hecho otros acusados en este mismo juicio”, no iba a responder a Manos Limpias, la única parte que le acusa, ni “tampoco a ninguna de las otras partes procesales, también por coherencia”.

“Ya que no contesta a la única parte que le acusa, menos lo va a hacer al resto de partes acusadoras que no le acusan. Tampoco contestará a ninguna defensa excepto de a este letrado para poder ofrecer un relato alternativo al tribunal.

La abogada de Manos Limpias ha comenzado a enumerar las preguntas que le pretendía hacer para que consten en la causa, varias de las cuales han sido consideradas no pertinentes por el tribunal por incluir “valoraciones”.

La infanta está acusada como cooperadora de dos delitos fiscales de su marido, por lo que se enfrenta a una petición de pena de 8 años de cárcel planteada por Manos Limpias, la única parte que atribuye delitos a la hija del Rey Juan Carlos.