La multinacional española de interiores de automóviles consolida sus operaciones internacionales. Después de que el año pasado adquiriera la compañía canadiense Magna International, ahora se lanza a la compra de la totalidad de Silesa Plastic.

Según informa Plastics News, Grupo Antolín ha tomado medidas para tomar el control de la totalidad de la empresa polaca Silesa Plastic, dedicada al moldeo por inyección de plásticos. El grupo, con sede en Burgos, compartía Silesa al 50% con la también española Industrias Alegre desde la apertura de la empresa de plásticos en el año 2006.

El plan de fusión del Grupo Antolín para adquirir la participación de la valenciana Industrias Alegre en Silesa se presentó en enero al Bundeskartellamt, una autoridad de competencia alemana que a principios de febrero dio el visto bueno a la operación.

La planta de Silesa Plastic, situada en la ciudad de Strzelin, tiene 7.800 metros cuadrados, cuenta con 31 máquinas de inyección de plástico y con una plantilla de 280 trabajadores. Los primeros componentes de plástico que fabricó iban destinados al proyecto del Ford Fiesta B299. Desde entonces, la planta ha fabricado partes para proyectos de montaje de automóviles de Peugeot Citroën, Volvo, Renault, Hyundai y Ford.