El expresidente del Gobierno responde al ataque del líder de Podemos asegurando que no se ofendió: “No sé por qué tiene esa carga de rabia dentro y de odio, no lo entiendo”. Pedro Sánchez arropa a su predecesor un día antes de que el Congreso vote por segunda vez su investidura.

“Yo sé que es buen discípulo de Anguita pero parece que está muy sobrecargado, se debería serenar un poquito”. A Felipe González no le ha ofendido el ataque que Pablo Iglesias le dedicó ayer en el Congreso, cuando aseguró que el pasado del expresidente del Gobierno está “manchado de cal viva”, en referencia a los crímenes de los GAL. González sostiene que Iglesias carece de capacidad para herirle y que con una intervención así evidenció quién es. Sus palabras le parecen “un maravilloso autorretrato”.

“No sé por qué tiene esa carga de rabia dentro y de odio, no lo entiendo”, ha señalado momentos antes de participar en el homenaje a Gabriel García Márquez organizado por el Instituto Cervantes. Junto a González ha acudido el líder del PSOE, Pedro Sánchez, que ayer ya le defendió en la Cámara baja tras la diatriba del secretario general de Podemos: “Yo me siento muy orgulloso de Felipe González”. El gesto es todo un espaldarazo al aludido, que siempre ha sido considerado por Sánchez como su gran referente político.

El exjefe del Ejecutivo ha sido preguntado directamente si se sintió ofendido al escuchar las afirmaciones. “A estas alturas… Según mi madre cumplo hoy 74 años, edad para callar en opinión de Monedero. Según mi padre, todavía me faltan dos días, pero ¿a estas alturas me voy a ofender de eso? Para que alguien te ofenda tiene que tener…” Y ha dejado la frase sin concluir.

Pablo Iglesias: “la memoria no es rabia ni odio, sino desear un futuro sin los errores del pasado”

En lo que no ha querido entrar es en si la actitud del líder de Podemos imposibilita un pacto de Gobierno Sánchez-Iglesias. “Esa parte ya no corresponde a la pregunta inicial que era la que me interesaba destacar. Yo creo que el país necesita respuestas a los problemas de los ciudadanos y no necesita ni rabia ni odio”, ha respondido.

Hasta la sede del Instituto Cervantes en Madrid se han desplazado otros dirigentes socialistas, como Meritxell Batet o Isabel Rodríguez, además de unos 200 asistentes anónimos que han recibido a González con un gran aplauso. “La política siempre es una obra inacabada, por eso es tan inhumana”, ha indicado el expresidente durante su intervención, centrada en la vida y obra del Premio Nobel colombiano, fallecido en 2014.

La respuesta de Iglesias no se ha hecho esperar. Apenas unos minutos después de hablar González, el parlamentario morado ha difundido dos mensajes en Twitter. En el primero señala que “la memoria no es rabia ni odio, sino desear un futuro sin los errores del pasado” y lo acompaña de un artículo de Haro Tecglen publicado en El País hace 16 años. En él, Tecglen aseveraba que el expresidente debería pedir perdón por haber desnaturalizado la izquierda. El segundo mensaje recoge el orgullo de Iglesias por verse calificado como “aprendiz de Anguita”, “no sólo por sus ideas sino por su ejemplo”.