El expresidente de la junta directiva de Volkswagen Martin Winterkorn fue informado a tiempo, en mayo de 2014, de la manipulación de las emisiones de gases contaminantes de algunos de sus vehículos diesel, según la propia empresa.

Desde hace varios días varios medios de comunicación alemanes han filtrado que Winterkorn tenía conocimiento de la manipulación de las emisiones diesel y Volkswagen se ha visto obligado a publicar un comunicado en defensa de la compañía.

Volkswagen reaccionó anoche con un comunicado de prensa en el que rechaza las acusaciones de los accionistas de haber tardado en informar de la manipulación y sus consecuencias. El fabricante automovilístico alemán hace hincapié en que la junta directiva de la compañía no violó el deber de comunicar informaciones relevantes de la empresa para los mercados financieros y califica de “injustificadas” las demandas que han presentado algunos accionistas.

La legislación alemana obliga a las empresas a publicar inmediatamente informaciones relevantes que puedan influir en la cotización de las acciones. Volkswagen explica que, “tras una revisión inmediata de expertos en Derecho externos e internos, la empresa ve confirmada su opinión de que la junta directiva de VW cumplió adecuadamente su obligación de publicar informaciones relevantes para los mercados financieros”. Esta revisión de 120 páginas no sustituye la investigación independiente que en estos momentos realizan los abogados de Jones Day, cuyos resultados se publicarán en la segunda mitad de abril, añadió Volkswagen.

En el informe Volkswagen dice que el 23 de mayo de 2014 se dejó una nota a Winterkorn avisándole de las irregularidades en las emisiones de gases de los vehículos diesel con un motor EA 189. “El 23 de mayo de 2014 se preparó una nota sobre el estudio ICCT (International Council on Clean Transportation) para el presidente de la junta directiva de VW, Martin Winterkorn. Esta nota fue incluida en su extenso correo del fin de semana. Si y en qué medida Winterkorn prestó atención a esta nota en ese momento no está documentado”, señala ahora la compañía alemana.

En el estudio VW advierte a las autoridades estadounidense de las irregularidades por las grandes diferencias de las emisiones de óxido de nitrógeno en las pruebas de homologación y en carretera. “El 14 de noviembre de 2014 Winterkorn recibió otra nota en la que se informaba, entre otras cosas, de varios casos de defectos de producto y se remitía a un coste de 20 millones de euros para el asunto del diesel en Norteamérica”, según Volkswagen. El 27 de julio de 2015 algunos empleados de VW discutieron el asunto del diesel en una reunión en presencia de Winterkorn y de Herbert Diess, actual director de Marcas. “No está claro si los participantes en este reunión entendieron en ese momento que los cambios que realizaba el software violaban la regulación medioambiental estadounidense. Winterkorn pidió más explicaciones sobre el asunto”, según Volkswagen.

Las acciones de Volkswagen costaban el 18 de septiembre del año pasado 162,40 euros, al cierre de la negociación, horas antes de que saliera a la luz la manipulación de las emisiones de gases contaminantes. Ahora se pagan a 116,85 euros, un 28 % menos, pero en algunos momentos tras destaparse el escándalo llegaron a caer más de un 40 % de su valor. Los accionistas consideran que la dirección de Volkswagen tardó demasiado tiempo en informar y piden indemnizaciones por las pérdidas sufridas.

Asimismo las autoridades alemanas de supervisión financiera (BaFin) estudian si Volkswagen informó correctamente a los mercados.

Volkswagen explica que la primera información relevante para la cotización de las acciones se produjo el 18 de septiembre cuando las autoridades estadounidenses (EPA, en sus siglas en inglés) acusaron a la compañía alemana públicamente de haber violado la legislación estadounidense de protección medioambiental. “Hasta entonces no había indicaciones de informaciones relevantes para la cotización de las acciones”, según Volkswagen, porque se preveía que estuvieran afectados unos 500.000 vehículos y se calculaba multas por debajo de una cifra de tres dígitos de millones.

Volkswagen reconoce que la dirección no prestó inicialmente demasiada atención a las desviaciones de las emisiones en los motores diesel. Volkswagen publicó el pasado 20 de septiembre un comunicado en el que informaba de que once millones de vehículos en todo el mundo tenían instalado un software que trucaba las emisiones de gases, el 22 de septiembre revisó a la baja los pronósticos de beneficio y un día después Winterkorn dimitió. La justicia tendrá que decidir si realmente Volkswagen incumplió la legislación sobre sociedades anónimas.