En un momento dado de El mundo volverá a saber de mí , su autor explica con todo detalle qué es un macguffin , y se aparta de su teórico objeto de estudio, el maquiavélico mandarín egomaníaco que quería conquistar el mundo (parece ser, que el libro no termina de tenerlo claro como quizás tampoco lo tenía el propio Fu_manchú) para hablar de El cine según Hitchcock , el esencialísimo libro-entrevista que François Truffaut dedicó al mago del suspense.

Y cuando explica qué es un macguffin (un elemento de una trama de suspense que hace que los personajes avancen en ésta, pero que no tiene mayor relevancia en la trama en sí), el libro vuelve a Fu-Manchú. Bien, pues el McGuffin de El mundo volverá a saber de mí es el propio Fu-Manchú.

El libro de Alonso está camuflado como el análisis de unas pocas películas de Fu-Manchú (las que interpretaron Christopher Lee y Boris Karloff, es decir, El regreso de Fu-Manchú, Las novias de Fu-Manchú, La venganza de Fu-Manchú, Fu-Manchú y el beso de la muerte, El castillo de Fu-Manchú y La máscara de Fu-Manchú), pero en realidad lo que analiza el libro es el Mal es su expresión tanto abstracta como deliciosamente mundana. Todo lo mundanas que pueden ser un puñado de películas de serie B sobre un chino demente que quiere crear un sindicato de supercriminales o envenenar a países enteros. Es decir, mucho.

De este modo, el experto en filosofía e historia Juan J. Alonso salta sin orden aparente del dilema científico de la bomba nuclear a cómo es posible que tenga lugar una encarnación del Mal tan letal, efectiva y, en última instancia pedestre como Auschwitz. De si Fu-Manchú es un libertador, un iluminado, un Amado Líder o un déspota, qué quiere decir todo ello y cuál es la encarnación más ajustada del Mal en cada uno de los casos, comparadas con sus contrapartidas reales. Y, cómo no, del problema de Dios: la teología ocupa buena parte del libro: cómo Dios puede permitir algo como Fu-Manchú o, ya que Fu-Manchú no existe, algo como Hitler, personaje sobre el que se vuelve una y otra vez como epítome del Mal Total, es decir, como representante del nazismo pop.

Porque El mundo volverá a saber de mí es, además de un ensayo interesantísimo, una excelente muestra de cómo estudiar la cultura popular: saltando de Santo Tomás de Aquino a Terminator 3, de Jess Franco a Leibniz, y de Tales de Mileto a Flash Gordon. No está muy claro si el libro termina sabiendo en qué consiste el Mal, pero lo que es obvio es que en su apretada tesis hace un excepcional recorrido por las formas del Mal más notorias de nuestra cultura. Alguna de ellas, en la forma de un endiosado chino superdotado para hacer la puñeta.

Titulo

El mundo volverá a saber de mí – El insidioso Dr. Fu-Manchú y el problema del mal
Juan J. Alonso
Rema y Vive Editorial
2016