La batalla por el mercado internacional de las naranjas está abierta. Los cítricos españoles cada vez lo tienen más difícil para hacer frente con precios competitivos al empuje de otros mercados, como el egipcio y el israelí.

Según publica FreshPlaza, las naranjas de Egipto se están apoderando del mercado de los Países Bajos, hasta ahora bajo dominio español. Vicente Aguado, director comercial de la empresa agrícola valenciana Aguaparis Gestión afirma que la oferta de naranjas de Egipto está creciendo de forma alarmante, desplazando al producto español cuando está en temporada. Para el empresario, este hecho resulta incomprensible teniendo en cuenta que los cítricos egipcios cuentan con menos requisitos de seguridad alimentaria y de calidad.

Los productos israelíes también ejercen una fuerte competencia. Aunque el mercado de la mandarina está menos contraído que el de la naranja, el producto español está perdiendo la batalla por alguna variedad en concreto, como la Orri. Aunque aún no se están exportando mandarinas Orri españolas, la variedad de Israel está consiguiendo precios muy ajustados y por ello muchos importadores se están decantando por ellas, comenta Aguado. Se trata de una competencia muy fuerte teniendo en cuenta que han logrado un precio muy bajo cuando Israel tiene que gastar más en logística que España para hacer llegar sus productos a Europa.

La campaña de cítricos española de este año ha estado muy cerca de ser catastrófica, según Vicente Aguado. De no ser por una caída de un 30% de la producción, mucha fruta se habría desperdiciado debido a la dificultad de muchas empresas para superar los costes de producción y de recolección. Esta disminución de la oferta también va acompañada de un descenso de la demanda.

El exportador valenciano explica que es complicado mantener los precios en los mercados europeos debido a la enorme presión que ejercen las grandes cadenas de distribución. Por ello, las operaciones de mercado de esta campaña transcurren con lentitud.