• El candidato socialista fracasa en su intento de ser investido presidente del Gobierno: no suma ni un voto más a la alianza PSOE-Ciudadanos (130).
• Es el aspirante que menos apoyo ha cosechado de toda la democracia. El viernes se someterá a la segunda vuelta.
• Coalición Canaria se abstiene y PP, Podemos, ERC, DL, PNV, Compromís, IU-UP y Bildu votan en contra.
• Se abre el plazo de dos meses para formar Gobierno. Si el 2 de mayo no hay nuevo presidente, se irá a nuevas elecciones en junio.

Pedro Sánchez ha fracasado en su intento de ser presidente del Gobierno exactamente un mes después de ser propuesto por el Rey. La empresa era muy difícil, por no decir imposible, pero él siempre se dijo convencido de poder lograrlo. Tras cuatro semanas de reuniones, negociaciones y actividad institucional, Sánchez ha sido rechazado por el Congreso de los Diputados en la primera votación sobre su investidura: 130 diputados han pronunciado el ‘sí’, 219 el ‘no’ y una se ha abstenido. El viernes tendrá lugar la segunda vuelta, como marca la Constitución.

Los 96 minutos de discurso del candidato el martes y las nueve horas de debate del miércoles no han servido para que el líder del PSOE sume un solo voto más a los que previamente se había garantizado: 89 socialistas, uno de su aliado electoral de Nueva Canarias y 40 de Ciudadanos. Insuficientes. El peor bagaje obtenido nunca por un aspirante a La Moncloa.

Antonio Hernando critica que se unan “el adanismo y el inmovilismo” para cerrar el camino al PSOE

La cota más baja era hasta ahora la de José Luis Rodríguez Zapatero en 2008 (169 votos a favor). Los 167 de Felipe González en 1989 han de entenderse en el contexto de unas Cortes que se constituyeron sin los parlamentarios de Murcia, Pontevedra y Melilla, donde se impugnaron los resultados. Resuelto el litigio, González se sometió a una cuestión de confianza que salvó con 176 ‘síes’.

El pacto de Gobierno fraguado entre Sánchez y Albert Rivera no ha convencido a ninguna otra fuerza, antes al contrario: ha recibido a lo largo de la jornada airadas críticas de PP, Podemos, Compromís o IU. Independentistas y nacionalistas también se han desmarcado, tanto por razones programáticas e ideológicas como estratégicas: no han querido verse asociados a una alianza fracasada de antemano. Según el portavoz socialista, Antonio Hernando, se han unido “el adanismo y el inmovilismo” para cerrar el camino a su líder.

Se abre ahora un plazo de dos meses para formar una mayoría de Gobierno. Si el 2 de mayo no se ha elegido nuevo presidente, las Cortes se disolverán y los españoles serán de nuevo llamados a las urnas el 26 de junio. Mariano Rajoy ha mostrado su voluntad de intentarlo, pero tiene muy difícil que el Rey le postule, ya que ni ha sumado ni sumará ningún apoyo adicional a los 123 que le llevaron en su momento a renunciar. También es complicado que Sánchez vuelva a recibir el encargo sin aunar más apoyo en torno a su proyecto.