El FBI y el gobierno de Estados Unidos no se rinden, pero Apple tampoco. Los de Cupertino no solo no están dispuestos a dar acceso al iPhone de uno de los autores del tiroteo de San Bernardino, sino que además están trabajando para hacer aún más seguro su servicio iCloud. Tanto que ni siquiera la propia compañía podría acceder.

Apple se niega a dar acceso al iPhone de uno de los autores del tiroteo de San Bernardino ocurrido el pasado mes de diciembre porque considera que va en contra de la privacidad de sus usuarios.

Con esta idea por bandera, la de salvaguardar a toda costa la privacidad de sus clientes, la compañía de la manzana planea dar un paso más y blindar también iCloud, de tal manera que quede inaccesible incluso para ellos mismos, según publica Financial Times. Así, aunque las autoridades ordenasen a Apple darle acceso a iCloud la compañía no podría aunque quisiera.

Apple aplicaría un cifrado que no permitiría guardar ninguna contraseña o clave, de tal forma que acceder al contenido del servicio y a los servidores de la compañía sería una auténtica misión imposible.

De esta manera los de Cupertino echan un nuevo pulso a las autoridades de Estados Unidos que siguen insistiendo en su objetivo de acceder al móvil del autor del tiroteo por considerar que puede haber información valiosa para la investigación que están llevando a cabo.

No hace mucho salían a la luz rumores que apuntaban a que Apple estaría trabajando en convertir el iPhone en un dispositivo completamente infranqueable. No se sabe lo que puede haber de cierto en estos cotilleos, pero lo que sí está claro es que Apple está preparada para proteger la seguridad de sus usuarios, aunque para ello tenga que enfrentarse a las autoridades de EE.UU.