Hacer turismo puede ser caro. El billete de avión o tren, el hotel, las compras… Nada es barato. Por eso Unsheeping se ha propuesto que el hotel pueda salir gratis. No hay truco ni letra pequeña. Tan solo hay que gastar dinero comprando.

¿De verdad puede salir gratis el hotel? ¿No hay algún tipo de cláusula que luego lo impida? Sí y no. El CEO de Unsheeping, Javier Pons, responde de manera muy tajante a SABEMOS. Con la app instalada en el móvil, la habitación de un hotel puede salir gratis, o incluso te pueden llegar a pagar por estar en ella.

El funcionamiento es sencillo. Unsheeping, en su aplicación, incluye una guía de la ciudad donde el viajero encontrará establecimientos en los que consumir con descuentos exclusivos para usuarios. Los descuentos no se realizan en el establecimiento, sino que se validan y van directamente a sufragar el coste del hotel. Es decir, el cliente se compra en una tienda una chaqueta que cuesta 100 euros, con un descuento ofertado del 15%, pagará en la tienda los 100 euros que marca el precio de la prenda y acumularán 15 en su cuenta, que Unsheeping le abonará al final de su estancia. Si el coste del hotel era de 100 euros, su gasto final por esa habitación habrá sido de 85 euros.

¿Dónde está el negocio para Unsheeping? Ellos cobran una comisión del 5% sobre el coste del producto, en el caso del ejemplo antes comentado, sería de 5 euros (que comparte con sus partners, que son los hoteles). Y el comercio pagaría el coste promocional.

Javier Pons se muestra muy entusiasmado con el proyecto. Insiste en que todo son ganancias para el usuario y futuro cliente. Vuelve a añadir que, como son ellos los que reintegran la cantidad, si alguien ha gastado mucho durante su estancia, puede que una factura de 200 euros se convierta en negativo con los descuentos, y desde Unsheeping abonen 240 euros. Y no solo eso. “Se pueden tener descuentos durante todo el día del chek-out”. Pons añade que uno de sus grandes compromisos es que haya un gasto fluido en las zonas turísticas. Por eso cree que es importante que también se pueda consumir, y seguir acumulando descuentos, incluso cuando ya se está fuera del hotel. Recuerda el CEO de Unsheeping que el reintegro de todos los descuentos se hace un día después, por eso se puede seguir acumulando.

Confiesa Javier que la idea está gustando mucho a los ayuntamientos. Es más, advierte con cierta sonrisa burlona, que tras Fitur y el Mobile World Congress han tenido que cambiar algunos de sus planes estratégicos porque mucha gente les está planteado toda clase de propuestas. Mantiene que su apuesta es por un turismo alejado del low cost, y que por lo tanto gusta dentro del sector.

¿Hay margen de negocio?

La comisión que se lleva Unsheeping puede parecer pequeña, solo el 5%, pero tienen muy controlado el impacto del turismo en estos momentos. Según datos de la Secretaría de Estado de Turismo, se trata de la actividad económica más dinámica en nuestro país: supone el 11% del Producto Interior Bruto (PIB), más del 12% del empleo y es el primer sector exportador de España.

Los últimos datos oficiales disponibles ponen claramente de manifiesto la buena salud del turismo en nuestro país. Desde 2005, España es el líder europeo en recepción de turistas internacionales y tenía previsto alcanzar los 68 millones en 2015.

Ese es el margen con el que juega Unsheeping. Además, quieren mimar a los negocios con los que se asocian. Es por ello, cuenta Javier Pons, que en las tiendas que tienen asociadas no se hacen visibles los descuentos. Todo va a través de la app. El motivo es que no quieren que parezcan ofertas de cuponeo, se trata de mantener las imágenes de marca de los establecimientos. Esto supone que haya todo tipo de locales y precios.

Proyección y futuro

El objetivo de Unsheeping en el medio plazo es tener un gran número de hoteles asociados, y una mayor red de establecimientos donde conseguir los descuentos. Por el momento solo están en Barcelona, pero Madrid, Málaga o Mallorca serán los próximos destinos. Incluso están negociando una fórmula de franquiciado para llegar a Londres.

Otro de los objetivos, en su asociación con los hoteles, es ahorrar la comisión que pagan a las webs de reserva de viajes. Así, los clientes directamente podrán reservar su estancia a través de la aplicación, y el hotel no pagará nada. Pero eso ya llegará. Por el momento ellos comercializan sus reservas a través de Booking.com, pero esa una situación momentánea, matiza Pons.

El crecimiento será muy importante. El CEO de Unsheeping sabe que atraer a los usuarios solo será posible si hay muchos hoteles asociados, y gran cantidad de establecimientos en los que poder gastar para conseguir descuentos.

Equipo de Unsheeping

En cuanto al tipo de hotel que estará disponible, Javier Pons por el momento no puede avanzar nombres, pero asegura que habrá grandes cadenas nacionales como internacionales, así como hoteles locales. Asimismo, sobre el tipo de usuario al que van dirigidos, Pons asegura que es muy amplio. Desde hoteles cuatro o cinco estrellas a ‘Hostel’ baratos. Cree que los clientes de esos establecimientos también suelen gastar, por ejemplo, en bares y discotecas, y cree que por eso será interesante tener los descuentos a disposición.

Por lo que respecta al plano económico, el responsable de Unsheeping es muy claro. En un principio consiguió 250.00 euros gracias su red de familiares y proveedores, y más tarde a través del Ministerio de Turismo, con Emprendetur, consiguieron 1 millón de euros. Asegura que gracias a eso ha podido hacer algunos buenos fichajes que vienen de multinacionales de consumo y el marketing.

Ampliar horizontes

¿Qué sucede con el alquiler vacacional? Igual que la realidad sobre un boom del turismo está ahí, también hay otro boom en el alquiler vacacional que llega con Airbnb y las plataformas similares. En este sentido Javier Pons es cauto. Por un lado afirma que le gustaría que este tipo de turismo también pudiera disfrutar con los descuentos de su app, pero a la vez asume que se viven momentos delicados en este asunto.

Al margen de su legalidad o no, donde prefiere no entrar, admite que los hoteleros, que de momento son sus partners, miran con reticencias este tipo de plataformas. Por lo tanto, asegura que no tiene ninguna urgencia en sumar esta modalidad en su negocio. Al menos hasta que las aguas bajen menos revueltas.