La entidad financiera ha sido la última en lanzar un servicio de pago por móvil con el que los clientes podrán realizar compras sin más soporte físico que su teléfono y sin necesidad de utilizar tarjetas.

Según ha anunciado Bankia en un comunicado, el pago mediante el móvil se podrá realizar en aquellos comercios que dispongan de terminales punto de venta (TPV) con tecnología contactless.

Se estima que más del 83% de los TPV en España ya dispone de esta tecnología y cada mes se realizan más de 40 millones de compras contactless, según ha indicado Bankia, que ha explicado que para acceder a este servicio, sólo es necesario descargar la aplicación “Bankia Wallet” desde Play Store de Google, y activar el servicio de forma gratuita.

Posteriormente, el usuario puede seleccionar, entre sus tarjetas Visa de Bankia aquella desde la que quiera realizar sus pagos.

La entidad también ha destacado que este nuevo servicio de pago tiene un uso sencillo y seguro, ya que el usuario solo tiene que desbloquear la pantalla del móvil y acercar su teléfono al TPV del comercio durante unos segundos para abonar la compra, sin necesidad de abrir la aplicación. Para compras a partir de 20 euros se deberá teclear el PIN en el TPV.

Además, a través de la aplicación Bankia Wallet, el cliente puede financiar las compras, comprar por Internet, consultar saldos y movimientos, gestionar el extravío o robo de cualquiera de las tarjetas, traspasar saldos, realizar ingresos en tarjetas de crédito y prepago, o realizar recargas de teléfonos móviles.

El nuevo sistema de pago de Bankia está disponible, por el momento, para móviles Android versión 4.4 o superior que cuente con tecnología NFC (Near Field Communication).

El futuro de la banca

Bankia es por el momento la última en apuntarse a la tecnología del contactless, ya que grandes entidades como BBVA o CaixaBank llevan utilizándola desde hace años. La evolución del sector financiero en este área viene como respuesta a la normalización del comercio electrónico entre los ciudadanos. No sólo la banca apuesta por estas innovadoras formas de pago, sino que grandes tecnológicas como Apple y Google también están trabajando en sus propios proyectos, y teleoperadoras como Vodafone investigan en la misma línea.

Este sistema se basa en la tecnología NFC, presente en los smartphones de última generación. En el caso de que los usuarios no cuenten con este modelo de disposivo, podrán adaptar la metodología de pago a través de una minitarjeta o sticker (adhesivos) que cumpla las mismas funciones.