El grupo aeronáutico europeo Airbus ha presentado este martes el centro de acabado y entrega que va a construir en la ciudad china de Tianjin, el primero de este tipo que la empresa instala fuera de Europa, con la que busca abastecer la pujante demanda del gigante asiático.

Este centro, que tendrá capacidad para acondicionar dos aeronaves al mes, supone una inversión de 150 millones de dólares (aproximadamente 138 millones de euros) y tiene previsto empezar a operar el año que viene y realizar su primera entrega antes de finalizar 2017. En la instalación de Tianjin, se equiparán, amueblarán y pintarán aviones del tipo A330 del fabricante europeo, con doble pasillo, que llegarán ya ensamblados de la planta de Airbus en Toulouse (Francia).

Así, los 250 empleados que tendrá la planta incorporarán los equipos de vídeo, aire acondicionado, revestimiento de carga y de puertas, paneles del techo, asientos, cortinas, material de seguridad, etiquetas y cocinas, pintarán el exterior de los aparatos y realizarán las comprobaciones previas a la entrega.

Airbus, que cuenta desde 2008 con una planta de ensamblaje de su familia de pasillo único (concretamente de los modelos A319 y A320) en China, también en Tianjin, refuerza así su presencia en el gigante asiático, que representa un 24% de sus ventas.

El presidente de la división de Airbus en China, Eric Chen, se mostró “optimista” ante las perspectivas de crecimiento del mercado de la aviación chino y confió en que se produzca un crecimiento de dobles dígitos anual a lo largo del próximo quinquenio, en declaraciones ante los periodistas. “La aviación civil todavía está creciendo más de un 10% y sus fundamentos permanecen inalterados” a pesar de la desaceleración económica del país, señaló Chen.

Los aviones que salgan de la planta de Tianjin se destinarán principalmente, aunque no de forma exclusiva, a China, que es el segundo mercado mundial de aviación civil (por detrás de Estados Unidos) y el de más rápido crecimiento, puesto que su tráfico aéreo se ha sextuplicado en lo que va de siglo.

El grupo aeronáutico europeo entregó en China el año pasado, cuando se cumplían 30 años de su entrada en este mercado, 158 aparatos, con lo que tiene un total de 1.241 aeronaves en servicio en este país, con una cuota de mercado de un 49%, mientras que el 51% restante corresponde a su competidor estadounidense, Boeing.

El presidente y consejero delegado de Airbus, Fabrice Brégier, y las autoridades locales de Tianjin cortarán mañana, miércoles, la cinta en el inicio oficial de las obras del nuevo centro.