La compañía energética prevé invertir cerca de 600 millones de euros en 2016, dos tercios de los cuales irán al negocio energético, y lograr un resultado bruto de explotación en línea con el obtenido en 2015.

El grupo Acciona ha desvelado sus planes de inversión de cara al corto plazo, y la empresa ha puesto su foco en el mercado energético. La compañía espera invertir aproximadamente 600 millones de euros en el conjunto de 2016, de los cuales un 66% irá destinado a la industria energética. El principal objetivo para este ejercicio es lograr un Ebitda en línea con el obtenido en 2015, a pesar de la caída de los precios energéticos en España. Esta decisión supondrá un importante impulso para Acciona, que ha insistido en que será muy exigente, discriminatoria y flexible con las inversiones.

Para el primer trimestre de este año, la compañía también comenzará a reportar el área industrial como una nueva línea de negocio dentro de la división de infraestructuras, que incluirá, por tanto, Construcción, Agua y Servicios, además de Industrial, y contará con un nuevo equipo directivo.

Respecto a 2016, la compañía prevé añadir 300 MW de nueva capacidad instalada y lograr nuevos contratos en el negocio de renovables, especialmente en el mercado eólico, gracias a las subastas que se llevan a cabo en países de Iberoamérica y en otros mercados que están fuera del radar de Acciona pero que constituyen un “plan B” si continúan las presiones en los principales mercados. En relación al negocio de la energía, espera que en 2017 la revisión regulatoria actualice los incentivos para compensar los menores precios del mercado mayorista, lo que podría aportar entre 50-60 millones.

Nueva división de activos

El grupo energético ha agrupado su patrimonio inmobiliario en una nueva filial, denominada Acciona Real Estate, con el fin de estudiar su eventual venta parcial o la salida a Bolsa de la firma. Se trata de un lote de activos valorados en unos 1.271 millones de euros, según la tasación realizada por una firma independiente. El 58% de estos activos corresponden a activos en alquiler, en su mayor parte (un 63%) integrados por viviendas, lo que, según el grupo, convierte a la firma en la principal compañía española de pisos en renta. Otro 30% de los activos son terrenos que están preparados para desarrollar nuevos activos para su posterior arrendamiento.

La compañía que preside José Manuel Entrecanales enmarca esta operación en la nueva etapa de crecimiento que emprendió en 2015 tras la reestructuración y el saneamiento que llevó a cabo en los ejercicios anteriores.