Talgo obtuvo un beneficio neto de 59,6 millones de euros en 2015, lo que supone un incremento del 54,8% respecto al año anterior, impulsado por el desarrollo de su cartera de pedidos internacionales, según informó la empresa.

El fabricante de trenes elevó un 35,5% su cifra de negocio durante el pasado año, que sumó 520,7 millones de euros, mientras que su beneficio bruto de explotación (Ebitda) se situó en 120,5 millones, lo que arroja una progresión del 33,8%.

Talgo atribuye estos resultados “a la buena marcha de su actividad industrial y a la ejecución de sus proyectos internacionales”, entre los que destaca el del suministro de los trenes para el AVE La Meca-Medina.

En este sentido, el grupo indicó que “progresa a buen ritmo en la fabricación y en la realización de pruebas de los trenes”. También aseguró que “desarrolla con normalidad” otro de su “grandes proyectos”, el del suministro de coches a Kazajistán, donde ya ha entregado un primer pedido de 436 coches y ha empezado a fabricar un segundo de 603 unidades.

Cartera y deuda

A cierre de 2015, Talgo contaba con una cartera de pedidos por valor de 3.117 millones de euros, un 15,5% inferior a la de un año antes, pero equivalente a 6,1 veces sus ingresos. El 23% de la cartera corresponde a contratos de fabricación de trenes y el 76% restante a proyectos de mantenimiento.

En el capítulo financiero, Talgo destaca su “cómoda posición financiera. A la conclusión del pasado año, soportaba una deuda financiera neta de 123 millones de euros.