La compañía de videojuegos Gameloft ha rechazado la oferta de compra realizada por Vivendi al considerarla “insuficiente” y “contraria” a los intereses de la compañía, sus clientes, empleados y accionistas, según ha informado en un comunicado.

La disputa pública que se abre ahora entre Gameloft y Vivendi empezó hace unas semanas cuando el grupo francés de ocio y telecomunicaciones lanzó una oferta para adquirir la compañía de videojuegos a un precio de 6 euros por acción.

Vivendi explicó en un comunicado que su oferta de adquisición de todas las acciones de Gameloft a 6 euros por acción fue aprobada por su junta de supervisión y encaja “perfectamente” con la estrategia de Vivendi de desarrollo “como líder global de contenidos y medios”. En este sentido, Vivendi ha destacado que comparte “numerosas cosas en común” con Gameloft, entre las que se incluyen las raíces francesas, su dimensión internacional y un “entendimiento similar de la diversidad cultural para cumplir las expectativas de los clientes de cada país”.

Pues bien, nada de eso encaja para Gameloft, y menos, por ejemplo, que tengan tanto en común. Así, la compañía de videojuegos ha emitido un comunicado en el que determinó unánimemente que dicha oferta es contraria a sus intereses, los de sus accionistas, sus empleados y sus clientes.

Su primer argumento es que ven una ausencia de lógica industrial en la combinación propuesta. Desde su salida del mundo de los videojuegos hace más de un año, los ingresos de Vivendi provienen principalmente de la televisión de pago, a través de Canal+, y de su división musical, a través de Universal Music. A día de hoy, ninguno de los negocios de Vivendi puede aportar sinergias atractivas para Gameloft.

Por otra parte, añaden en el comunicado, que las condiciones financieras de la oferta, que no reflejan la valoración intrínseca y expectativas futuras de Gameloft, reflejadas parcialmente en el precio de las acciones de Gameloft. Además, creen que se produciría un impacto negativo en el personal de la compañía, debido a la naturaleza hostil de la oferta de Vivendi, y en particular en sus equipos creativos y su dirección, quienes valoran firmemente la independencia de la compañía.

Por último, aluden directamente al engaño. Así, creen que las condiciones por las que Vivendi ha aumentado su participación en Gameloft desde el 22 de septiembre de 2015, han sido un engaño, según el consejo de administración, y creen que ha perjudicado negativamente a accionistas minoritarios que vendieron sus acciones a Vivendi.

El consejo de dirección se reunirá más adelante y posteriormente publicará una recomendación detallada y fundamentada acerca de las condiciones de la oferta, en conformidad con el reglamento correspondiente.