FCC registró una pérdida neta de 46,3 millones de euros en 2015, por las provisiones realizadas para culminar su saneamiento y el efecto de la venta de activos, si bien la compañía reduce en un 93% los ‘números rojos’ del ejercicio anterior.

El grupo participado por Carlos Slim y Esther Koplowitz habría superado las pérdidas y ganado 35,1 millones en caso de no haber contabilizado dichas provisiones y de descontar el impacto de las desinversiones.

En este sentido, destaca la partida de 89,3 millones de euros que restó al resultado del grupo Cemusa, filial de mobiliario urbano, por el deterioro de su valor a lo largo del pasado ejercicio hasta que en noviembre se cerró su venta. Por contra, FCC espera ingresar 83 millones de euros en la primera mitad de 2016 por la venta de la firma de concesiones Globalvía, la última de las acordadas por la empresa, y otros 137 millones en febrero de 2017.

En el plano operativo, la cifra de negocio del grupo de construcción y servicios creció un 2,2% durante 2015, hasta situarse en 6.476 millones de euros, gracias al incremento del 9,8% registrado por su actividad internacional, que ya genera el 48% del total de ingresos.

La actividad en el exterior compensó así la caída del 3,7% que experimentó la facturación en el mercado doméstico, lastrada principalmente por la división de construcción, que descendió un 13,4%.

El beneficio bruto de explotación (Ebitda), de su lado, progresó un 1,3%, de forma que cerró el año en 814,6 millones de euros. Esta partida crece un 3,5% en caso de descontar el impacto derivado de la menor venta de derechos de CO2 por parte de la filial Cementos Portland.

Pendiente de una eventual opa

En el capítulo financiero, a la conclusión de 2015, FCC soportaba un endeudamiento neto de 5.473 millones, un 9,1% más que un año antes, por la reclasificación a largo plazo de activos financieros del área de construcción. Este impacto se ‘comió’ la reducción de deuda de 243,9 millones que la empresa había logrado en el último trimestre del año.

FCC presenta sus cuentas de 2015 en tanto está pendiente de culminar esta semana la ampliación de capital de 709 millones de euros que dará el control del grupo a Carlos Slim, actual primer accionista de la compañía con una participación del 27,5%, que previsiblemente tendrá que lanzar una OPA por el 100% de la empresa por superar la cota del 30% del capital.

La operación está previsto que se desembolse esta semana, el 3 de marzo, y que concluya el próximo 7 de marzo, cuando comiencen a cotizar los nuevos títulos.