El grupo hotelero no garantiza que vaya a volver a retribuir este año a unos accionistas que recibieron su último dividendo en 2008, e incluso abre la puerta a que no sea hasta 2017. “Lo antes posible”, resume la cadena.

NH ha cumplido un objetivo crucial. No con la suficiente solidez, aún, pero lo ha cumplido. El grupo hotelero obtuvo el año pasado el primer beneficio de los últimos cuatro años. La cifra es modesta, apenas 938.000 euros, pero es un primer paso para una compañía que no tenía un resultado positivo desde 2011 y que el anterior era de 2007.

La compañía se ha reinventado. En los dos últimos años, se ha deshecho en los últimos de 42 hoteles que no aportaban rentabilidad y que incluso dañaban la imagen, ha reformado para elevar la categoría (y el precio) 79 hoteles y este año se sumarán otros 27, se han alcanzado la cincuentena de establecimientos de alta gama NH Collection, se ha mejorado el ingreso por habitación y también las tarifas… NH ha cambiado de rumbo, y ahora aspira a seguir creciendo.

Pero aún queda por cumplir el otro objetivo crucial que tenía el plan estratégico 2014-2018: la recuperación del dividendo. La última vez que NH repartió un dividendo fue en 2008 y, tras ocho años de sequía, la compañía aún no puede confirmar cuándo se retomará la retribución a los accionistas. “El foco del grupo es generar valor al accionista lo antes posible”, indicaba la cadena en su presentación de resultados anuales.

“Nuestra obsesión es conseguir que el beneficio neto sea consistente y sostenible, alcanzar un volumen suficiente para generar valor al accionista”, explicaba el consejero delegado del grupo, Federico González Tejera, en un encuentro con periodistas.

“Esperamos que el beneficio neto sea ya sólido y sustantivo en 2016”, explica el ejecutivo, “el objetivo es aumentar el beneficio neto progresivamente, para conseguir la generación de dividendo a medio plazo y de manera sostenible”. Pero no desvela si los planes de la compañía pasan por que el consejo de administración aprueba ese primer dividendo con cargo a las cuentas de 2016 (y que se repartiría el próximo año) o esperará a hacerlo con las cuentas de 2017 (con lo que se repartiría ya en 2018).