La previsión meteorológica anuncia lluvia y temperaturas polares para todo el fin semana. Puede que incluso nieve en cotas bajas… Pero, ¿quién dijo frío? Nosotros no le tememos a nada y te proponemos cinco planes para motivarte a salir de debajo del edredón estos días. Ni siquiera la ceremonia de los Oscar será una excusa para quedarte en modo sofá y manta. Así que ve quitándote los guantes y ¡toma nota!

1. Una sopita japonesa

A un paso de la Gran Vía, Hattori-Hanzō , la primera ikazaya (taberna japonesa) de Madrid renueva su carta incluyendo, junto a los grandes clásicos tabernarios nipones, platos que invitan a viajar por las profundidades gastronómicas menos conocidas de Japón. La primera parada obligada es en el sur, concretamente en la de la región de Hakata, donde es tradicional el Hakata Black Ramen. Se trata de un tonkotsu ramen, de caldo rico y espeso típico de, en el sur de Japón, acompañado con chashu (cerdo cocinado a baja temperatura en soja, mirin y especias que se deshace en la boca), ajitsuke tamago (huevo cocinado a 62º y marinado en soja), seta oreja de árbol, menma, aceite de sésamo picante y, por supuesto, el elemento que lo convierte en un black ramen: el mayu casero, hecho con ajos caramelizados. Nada mejor (con permiso del cocido madrileño) para entrar en calor este fin de semana.

2. El arte más ‘hot’

ARCO convierte a Madrid estos días en la capital del arte y la creatividad se respira en cada rincón. Uno de los planazos de este fin de semana, fuera de la gran feria de arte contemporáneo, es el que propone la plataforma de creadores Utopic_Us con Fabermarket, un punto de encuentro para diseñadores y amantes del arte donde exponer y vender sus productos mediante sinergias y colaboraciones con el resto de diseñadores y, por supuesto, con el público asistente. La entrada es gratuita, y la agenda está llena de demostraciones y talleres tan sugerentes como el Photo 360 & Virtual Tours (sábado, de 10 a 14 h.) o el de iniciación a la impresión 3D para adultos (sábado y domingo, de 13 a 13:30 h.).

3. Al calor del público 

Que no cunda el pánico si no consigues despegarte del sofá este fin de semana. Tras un mes de febrero agotando localidades, Veneno para ratones prorroga en La Pensión de las Pulgas (Huertas, 48) y lo hace con dos funciones a la semana. Durante el mes de marzo, la mítica sala del off madrileño acogerá este drama familiar todos los viernes a las 20 h. y los domingos a las 18 h. Eso sí, cuidado porque las entradas para esta experiencia teatral única para 37 espectadores, vuelan. Se trata de la segunda obra de la compañía de teatro La Lirio y supone un cambio de registro respecto a Selfie, una comedia ácida que agotó localidades durante dos temporadas y casi un año en cartel. En esta ocasión el joven dramaturgo Alberto F. Prados nos invita a pasar al salón de la que fuera la casa de la Bella Chelito en la calle Huertas, para mostrarnos una historia que bebe del drama clásico y el thriller y que se adentra en lo más profundo de un pequeño núcleo familiar durante una noche en la que los tres personajes protagonistas intentarán, a toda costa, esquivar las consecuencias de sus actos.

4. Temporal de vermut

Desde este domingo tendrás que marcar con una X el último día de la semana porque tienes una cita ineludible con el Vermutime de El Imparcial, punto de encuentro de foodies y hedonistas capitalinos. Música en directo, buenas tapas y por supuesto buen vermut para que el aperitivo del fin de semana se convierta en una costumbre llueva o haga sol. Para esta primera ocasión, el madrileño Dj Murphy, amenizará la tarde con una sesión beatdown/disco.

5. Para frío, un iceberg 

¡Extra! ¡Extra! ¡Últimos días para ver la exposición del Titanic! En menos de 10 días (el 6 de marzo) la muestra Titanic The Exhibition zarpará del Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa para continuar con su periplo europeo. Para entonces, cerca de 200.000 visitantes habrán de una de las más exposiciones más aclamadas de la temporada en la capital española que, de manera experiencial, propone un viaje emotivo y humano a través de la historia de este icono del siglo XX. Para que nadie se quede sin recorrer el pasillo de primera clase, hacer una foto en los camarotes de tercera o tocar un iceberg auténtico, y dada la afluencia de público, la organización ha establecido unos horarios especiales de apertura y recomienda adquirir los tickets con anterioridad, en taquilla o a través de la página web de la exposición.