El grupo Telefónica tuvo un beneficio neto de 2.745 millones de euros en 2015, un 8,5 % menos, lastrado principalmente por el impacto de las provisiones para su plan voluntario de suspensión de empleo en España, al que la multinacional española dedicó unas provisiones de 2.896 millones en el cuarto trimestre.

Los resultados del año están afectados por los costes de reestructuración, ya que en el cuarto trimestre el grupo hizo una provisión de 3.122 millones, en la que destaca los 2.896 millones para el plan voluntario de suspensión de empleo en España, tal y como informa Efe.

Además, en el cuarto trimestre los resultados se encuentran afectados por la depreciación de las divisas latinoamericanas frente al euro, especialmente el real brasileño, el bolívar venezolano, el peso colombiano y el peso argentino.

Excluyendo los impactos no recurrentes, el beneficio neto subyacente, según la multinacional, creció un 29,7% hasta los 5.787 millones.

En su comunicado a la CNMV, Telefónica también destacó otros impactos positivos, como el acuerdo final relacionado con la compra de E-Plus Alemania (102 millones) o el resultado del intercambio de espectro en México (79 millones).

Los ingresos crecieron un 4% hasta los 47.219 millones de euros

Los ingresos del ejercicio ascendieron 47.219 millones de euros, un 4% más que en 2014 en términos orgánicos (un 8,7% reportado), destacando el comportamiento de Telefónica Hispanoamérica, con un crecimiento del 10,1%, y Brasil, del 4,5%, ha informado hoy la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En España los ingresos cayeron en términos orgánicos un 2,1%, aunque incluyendo, desde el 1 de mayo, la compra de Digital+, la facturación subió un 3,2%.

Por áreas geográficas, España, Alemania y Brasil supusieron el 66% de los ingresos del año, mientras que Telefónica Hispanoamérica representó el 30%.

El resultado bruto antes de amortizaciones (oibda) creció en 2015 un 3,6% hasta los 11.414 millones.

Clientes

A cierre, el grupo sumó 322,3 millones de accesos totales, con un comportamiento destacable de los servicios de mayor valor. El total de clientes de fibra se ha multiplicado por más de 3,5, se han triplicado los accesos LTE, mientras que los de televisión de pago y smartphones han crecido a tasas del 62,6% y el 42,9%, respectivamente.

En España, el paquete convergente de Telefónica, Movistar Fusión, alcanzó los 4,2 millones de clientes e impulsó la ganancia neta de banda ancha (que casi se duplica en el año), la de fibra (que crece el 25 %) y la vuelta al crecimiento en contrato móvil.

En 2015, los gastos totalizaron los 37.132 millones y crecieron un 4,6%, mientras que las inversiones aumentaron un 5% hasta los 9.578 millones.

Telefónica dedicó 1.307 millones en 2015 a pagos para adjudicarse frecuencias de espectro radioeléctrico

La deuda neta financiera se situó en 49.921 millones de euros a diciembre de 2015 y creció interanualmente en 4.834 millones.

Entre los factores que aumentaron la deuda destaca los 6.934 millones en concepto de inversiones financieras netas, 4.188 millones en retribuciones al accionista, 1.307 millones en pagos de espectro y la ampliación de capital de Telefónica S.A. por 3.003 millones.

El dividendo de 2016 se fija en 0,75 euros por acción en efectivo, condicionado al cierre de la venta de O2 UK.