El consejero delegado de OHL, Josep Piqué, ha insistido este jueves en que el tren de alta velocidad que conectará Medina y La Meca “va muy bien y está funcionando perfectamente” aunque ha reconocido discrepancias con el consejero delegado del consorcio y problemas de gobernanza dentro del mismo.

En la conferencia con analistas para presentar los resultados de 2015, Piqué ha asegurado que el consorcio final, integrado por 14 empresas, 12 de ellas española, algunas públicas, semipúblicas y otras privadas de distintas dimensiones “hace a veces difícil encajar la gobernanza del consorcio“. “Nuestra obligación es defender nuestro margen, en beneficio de nuestros accionistas y en compatibilidad con el consorcio”, ha añadido Piqué, que ha asegurado que el cliente está muy satisfecho con el trabajo de OHL, que aspira a lograr nuevos proyectos en Arabia Saudí.

Asimismo, ha reconocido que la compañía ha formulado discrepancias con la gestión del actual consejero delegado del consorcio, Santiago Ruiz, “y las hemos expresado porque sólo nos mueve la defensa de los intereses de nuestros accionistas”.

El ejecutivo ha señalado además que la compañía está cerca de terminar la parte que le corresponde del coloquialmente denominado “AVE del desierto” y que representa la mitad de la obra civil de un proyecto que es Marca España. Asimismo, ha reconocido que se está cobrando bien, que los márgenes son satisfactorios y que el ruido mediático que despierta el proyecto viene por la gobernanza del consorcio español encargado de los trabajos y no de la relación de OHL con el cliente, “que es muy buena”.

El proyecto es tan satisfactorio para OHL que la compañía valora seriamente que Arabia Saudí se convierta en un mercado “home market” o mercado prioritario para la compañía. En este sentido, Piqué ha indicado que, en base a su experiencia, la compañía quiere desarrollar otros proyectos en Arabia Saudí.

El consorcio encargado del AVE a la Meca está constituido por doce empresas españolas: Adif, Cobra, Consultrans, Copasa, Dimetronic, Imathia, Inabensa, Ineco, Indra, OHL Internacional, Renfe y Talgo; que junto con las compañías saudíes Al Rosan y Al Shoula conforman el grupo Al Shoula Group.

El “AVE de los peregrinos” está presupuestado en 6.736 millones de euros e incluye el diseño y la construcción de la vía y sistemas, así como el suministro de 35 trenes y la operación, y mantenimiento durante 12 años.

La ministra de Fomento en funciones, Ana Pastor, ya avanzó recientemente que las obras del AVE Medina-La Meca iban bien y ha añadido que es posible avanzar la primera entrega del proyecto a petición del cliente.